Gracia y los directivos de la empresa pública, que se ciñeron a la versión de un “accidente”, celebraron su éxito con Rioja y cazuela de marisco de plato principal en uno de los mejores restaurantes de Picanya (Valencia). El precio medio por comensal del restaurante está entre los 90 y los 100 euros, según publica hoy El Mundo.

La tensión de esos días
De acuerdo con las declaraciones de uno de los participantes en esa comida, Marisa Gracia tomó la palabra y felicitó a todos los asistentes por el resultado de la comisión de investigación. Algunos de los comensales se refirieron a la tensión de esos días y comentaron algunos deslices cometidos en sus respuestas en las Cortes regionales.

Los asistentes a la comida
En la comida estuvieron, además de la gerente de Ferrocarrils; el director técnico y de sistemas, Vicente Contreras; el director de transportes, Manuel Sansano; el director adjunto de desarrollo técnico, Francisco García; el jefe de la accidentada línea 1, Sebastián Argente; el jefe de talleres Valencia Sud, Luis Domingo; Javier Golf, maquinista del sindicato SIF, y el jefe de seguridad, Arturo Rocher.

La Generalitat valenciana eludió responsabilidades
La Generalitat, entonces bajo la presidencia de Francisco Camps, eludió cualquier responsabilidad en la tragedia, de la que se concluyó que el único culpable había sido el maquinista fallecido, gracias a la mayoría absoluta del PP en las Cortes y a la asesoría de la consultora de comunicación HM & Sanchis, que preparó a los técnicos y directivos de Ferrocarrils para que dieran de manera unánime la versión oficial de un “accidente”, a través de respuestas pactadas.