En su discurso ante el plenario del XVII Congreso que el PP celebra en Sevilla, Mayor Oreja se ha mostrado convencido de que la banda terrorista ETA planteará un nuevo reto "en muy poco tiempo" a España con su "proyecto de ruptura" y ha insistido en la necesidad de contar con una amplia base social para afrontar ese desafío. A su juicio, la falta de cohesión es un problema de toda la UE y España debe dar ejemplo.

“Ejemplo de decencia”
En la misma línea ha instado a su partido y al Ejecutivo a ser "la vanguardia de la regeneración moral y política" que necesita Europa, ya que cuenta con personas que son "ejemplo de decencia" y la UE necesita "dosis ingentes de humanismo". En su opinión, la crisis económica es sólo un síntoma de una crisis más profunda "de valores, de conciencia y de decencia" y es necesario reformar determinadas actitudes personales para acabar con la recesión.

“Alivio” en Europa
Mayor Oreja, que ha asegurado a sus compañeros que muchos europeos sintieron "alivio y esperanza" cuando el PP ganó las elecciones, ha garantizado que su victoria ha servido para que España recupere la credibilidad y la confianza de las instituciones comunitarias.

La “sinceridad” del Gobierno
En este contexto, ha denunciado el grave problema que tiene Europa por su imposibilidad de decir la verdad y ha elogiado la sinceridad con la que hablan de la crisis el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y sus ministros de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Economía, Luis de Guindos, frente a los "brotes verdes" del anterior Ejecutivo.

Potencia “histórica y cultural”
En su diagnóstico europeo, ha lamentado asimismo la "falta de ideas" que padece una Europa que debe recuperar sus raíces y en la que España debe desempeñar un papel "de liderazgo". Aunque ha admitido que con la elevada tasa de paro España no puede ser considerada como una gran potencia económica, a su juicio nadie puede aventajarla como "gran potencia histórica y cultural".