El artículo de Losantos, publicado en su blog y resaltado en la portada de Libertad Digital, subraya que “el reto más importante” y “el más urgente” es “la despolitización de la Justicia, la limpieza de las cloacas de Interior y la investigación real del 11-M y el caso Faisán, máxima expresión delictiva y delictuosa del arreglo del Gobierno del PSOE con la ETA en estas dos legislaturas”. El expresentador de la COPE cree que la elección de Gallardón “no ha podido ser peor”.

Gallardón, capaz de hacer fechorías ilegales
Losantos cree al exalcalde de Madrid capaz de llevar a cabo “fechorías liberticidas, cuando no ilegales”, y lo califica de “sujeto ayuno de escrúpulos y que ha perpetrado una de las más desvergonzadas manipulaciones políticas que haya padecido nunca la Administración de Justicia en España. Y los justiciables españoles”.

La zorra y el exalcalde
“La zorra es la mejor amiga de las gallinas si se compara su relación con la de Gallardón y la Justicia”, que remite a su propia experiencia. Losantos fue condenado por injurias graves contra el alcalde de Madrid en 2008, tras acusarle de intentar tapar y de que no se juzgase a los responsables del 11-M”.

Jorge Fernández Díaz, continuidad
Losantos, instigador, junto a Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, de la conspiranoia alrededor de la matanza de Atocha, también carga en su artículo contra Jorge Fernández, nuevo ministro de Interior, quien, en su opinión, “garantiza la continuidad en todo y la limpieza de nada”.

Dos chascos del nuevo Gobierno
“Dos ministerios clave para la regeneración de la vida pública son los dos grandes chascos del nuevo Gobierno, ya que los ministros encargados de la limpieza se han significado por desapego a la escoba y la fregona”, afirma el presentador de esRadio.

Del milagro de Lourdes a las genuflexiones de Gallardón
Según Losantos, si Jorge Fernández Díaz “limpia las cloacas de Interior y facilita a los tribunales la investigación del caso Faisán estaremos ante un milagro no inferior al de Lourdes”. Eso sí, lo peor se lo lleva Gallardón, que –afirma el periodista- “hace bueno a Jorge Fernández. De él (del exalcalde) cabe esperar infinitas genuflexiones ante la izquierda y ningún esfuerzo de saneamiento de las más altas instancias judiciales –Constitucional, Supremo y CGPJ–, corrompidos hasta el tuétano por la partitocracia”.