“Esta semana en cuarto milenio: el extraño caso de que, cuando vas a Hacienda sólo ves españoles y cuando vas a urgencias, sólo ves extranjeros  (sic)”. Este es el comentario que ha compartido en su muro de Facebook el concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Ciudad Real, Pedro Martín, y que rápidamente ha sido duramente contestado y criticado en las redes sociales y denunciado públicamente por el Grupo Municipal de Ganemos en el consistorio manchego a través de un comunicado en el que exige al PP que desautorice a su edil obligándole a rectificar o cesándolo de forma inmediata.

Comentarios “intolerables”

Ganemos recoge en su comunicado que “tras la polémica suscitada el pasado diciembre después de que la diputada regional y concejala del PP por Ciudad Real, Lola Merino, relacionara la acogida de refugiados sirios con atentados terroristas (declaraciones por las que tuvo que pedir disculpas), esta vez ha sido su compañero en el Ayuntamiento capitalino, Pedro Martín”, exportavoz del gobierno municipal dirigido por Rosa Romero hasta 2015, “quien compartía en la red social Facebook una publicación en la que se acusaba a la población inmigrante de evitar pagar impuestos a la vez que se aprovechan de los servicios sociales”.

En opinión de Ganemos, este tipo de comentarios “no son tolerables, menos aún cuando la persona que los emite o los comparte ocupa un cargo de representación en una institución democrática, y son aún más incomprensibles cuando provienen además de un cargo del partido que ostenta el Gobierno de la nación y por lo tanto, el Ministerio de Hacienda”.

“¿Concede el PP beneficios fiscales?”

Precisión que lleva a Ganemos a preguntarse si “¿insinúa el señor Martín que su partido está concediendo beneficios fiscales a los inmigrantes frente a el resto de ciudadanos?”, al mismo tiempo que recuerda que hasta la fecha “los únicos evasores fiscales a los que ha beneficiado el PP son las grandes fortunas que esconden su dinero en paraísos fiscales”. El grupo municipal Ganemos entiende que “esta nueva muestra de racismo y xenofobia en el Partido Popular de Ciudad Real muestra una radicalización del grupo municipal presidido por Miguel Ángel Rodríguez, que no está siendo capaz de contener a los elementos más extremistas de su partido”.

Respeto a los derechos humanos

Así las cosas, el grupo izquierdista, que con su voto a favor permitió al PSOE hacerse con las riendas del Ayuntamiento de Ciudad Real, recuerda al PP que el “respeto a los derechos humanos y a las normas democráticas, tratando con seriedad y sin abrazar populismos son exigencias imprescindibles para cualquier representante democrático independientemente de sus ideas, y no puede tolerarse ocurrencias como la del señor Martín en democracia”, añade la nota.

Por eso, el grupo municipal de Ganemos insta al partido que preside María Dolores de Cospedal a desautorizar “inmediatamente a Martín obligándole a rectificar como ya hiciera la también popular Lola Merino, o cesándole de sus responsabilidades”, lamentado que se trate del “segundo caso de xenofobia entre los principales representantes “populares” de la ciudad y ya no es suficiente con una disculpa”, concluye Ganemos.

¿Qué pasa en el PP de Ciudad Real?

A Ganemos no le falta un ápice de razón. Ni mucho menos. El pasado mes de diciembre la también concejal en el Ayuntamiento de Ciudad Real, Lola Merino, colgaba en su Facebook una noticia titulada “Nueve muertos y decenas de heridos atropellados por un camión en un mercado de Navidad en Berlín’”, para seguidamente escribir el comentario: “Welcome refugees? ¿Bienvenidos refugiados?” Relacionar terrorismo con la inmigración forzosa por una cruenta guerra que lleva en su haber cientos de miles de muertos, le valió a Merino todo tipo de calificativos de los internautas, pero, tal vez, el más demoledor fue el comentario de la portavoz del PSOE castellano-manchego, Cristina Maestre, que tras acusarla de ser  “la Marine Le Pen” de la región, lamentó que Merino hiciera “un alarde de intolerancia”, así como “que primero haya dicho que lo siente y luego que ha sido culpa de un hacker”, añadía, “es muy lamentable que tengamos a una diputada que culpabilice a un pueblo perseguido por la injusticia”.

Merino pidió perdón

Es cierto que la también diputada autonómica “popular” utilizaba su cuenta oficial de Facebook para pedir disculpas: “he podido comprobar que el comentario sobre los refugiados ha podido herir la sensibilidad de algunas personas y por tanto puedo asegurar que no era es mi intención en ningún caso”, dijo el pasado mes de diciembre, lo que para Maestre no fue suficiente, exigiéndole la asunción de responsabilidades y la renuncia a su acta de parlamentaria. “No podemos permitir en Castilla-La Mancha una representante de los ciudadanos que haga este tipo de manifestación y tiene que renunciar de manera inmediata”, señaló.