Entrada al Club de Campo Villa de Madrid - Facebook



Nuevo frente abierto para la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena. Los usuarios del Club de Campo, de titularidad pública al 51%, se han levantado contra las ideas del Gobierno de Ahora Madrid para “racionalizar y diversificar el uso de las instalaciones”.

Los 30.000 miembros del Club, que pagan unos 700 euros anuales por disfrutar de los muchos servicios que ofrece, se han organizado en la Asociación de Abonados del Club de Campo de Villa de Madrid (AACCVM), como así informa ABC, para defender su posición y han colocado al frente a Ignacio del Río, exmiembro de la asamblea madrileña y poseedor de una de las famosas 'tarjetas black' de la extinta Caja Madrid, con la que gastó 18666,09 euros, según recoge el diario El País.

Se sienten 'indefensos'
El exconsejero de la caja madrileña, uno de los padres de la candidatura olímpica de Madrid 2012, ha anunciado que no descarta ir a los tribunales "para defender nuestros derechos, velar por nuestros intereses y que se nos considere parte integrante y fundamental en el mantenimiento del club" y recuerda que, desde que se creó municipalizó el Club, "todos los partidos que han pasado por el Ayuntamiento han respetados los estatutos. Ahora parece que Carmena quiere romperlos" y "no puede pretender que los abonados, que no tienen derecho a participar en las juntas ni a intervenir en los presupuestos, sean los que sufraguen sus ocurrencias".

Diversificar su uso
Según recoge El Boletín, desde el Ayuntamiento de Madrid explican que, por el momento, no hay novedad respecto a la modificación de los usos del club. La nueva presidenta del Consejo de Administración del Club, la concejala de Cultura Celia Mayer, había adelantado que una de las iniciativas más probables era abrir el Club de Campo a excursiones escolares pero que se examinaría su “situación económica, social y deportiva” tomando decisiones “consensuadas con todas las partes interesadas”.