El Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Confederación Española de Policía (CEP) han criticado que el presidente del Congreso, Jesús Posada, "abroncara en público" a los policías que se ocupan de la seguridad del Parlamento por su intervención ante la acción de Greenpeace el jueves pasado.

Falta de educación
En declaraciones a EFE, el portavoz del SUP, José María Benito, ha asegurado que "hay una falta de educación evidente" en la acción de Posada, a quien ha pedido que "si tiene que abroncar a policías" lo haga "en privado" y no "públicamente", como ocurrió ayer según muestra un vídeo grabado por medios acreditados en la Cámara baja.

Por su parte, la CEP, que agrupa a más de 26.000 agentes, se ha referido en un comunicado al mismo documento gráfico, que refleja una conversación entre Posada y los agentes, a los que dice que no quiere que los activistas "tomen" la Cámara.

Revanchismo político
Benito ha añadido que "Posada tiene un problema con el comisario del Congreso", algo que ha achacado a que, "al parecer", acusa al agente "de ser un heredado de la época del PSOE": "No está siendo justo con él, porque ejerce con total profesionalidad. Es una situación que se tiene que corregir", ha reclamado. En esta misma línea, ha censurado que los políticos vean a los policías "no como profesionales", sino como personas "que tienen que ser afines al partido que gobierna a cada momento. Lo que hay que hacer es colaborar con la Policía, no abroncar a los agentes", ha zanjado.

Expresiones impropias de la tercera autoridad del Estado
La CEP también considera en su nota que Posada no actuó de forma correcta con los agentes de la Cámara baja, pues "les abroncó en público, en términos chuscos y con expresiones que rozan lo impropio para la tercera autoridad del Estado".

"No es la primera vez que pierde los papeles"
"La ágil reacción de los policías permitió evitar el objetivo de esa protesta en sólo veintitrés segundos, así como dar al traste con una acción en la que iban a participar siete personas, que estaban situadas en la plaza de las Cortes, y otras cinco que, vestidas con monos de color naranja, estaban en la confluencia de la Carrera de San Jerónimo con la calle Cedaceros", ha sostenido el sindicato.

La CEP recuerda que "no es la primera vez que la máxima autoridad de la Cámara baja pierde los papeles de esta forma", por lo que hace "un llamamiento público para que sea más respetuoso en sus relaciones con los profesionales de la seguridad pública". Tras el incidente, Jesús Posada declaró ayer ante los medios de comunicación que la acción de Greenpeace fue un "incidente menor", registrado cuando todavía no estaba reunido el pleno de la Cámara y que la Policía actuó con "gran rapidez y sin violencia".