El punto de salida de la manifestación esta convocado para este sábado a las 18:00 horas en la calle de Santa Engracia, en el número 125, donde se encuentran las oficinas del Canal de Isabel II.

Este es el manifiesto de la convocatoria "No a la privatización del Canal de Isabel II".

El abastecimiento y depuración del agua en la Comunidad de Madrid ha sido gestionado con eficiencia desde hace más de 150 años por esta empresa pública. El Canal de Isabel II proporciona agua de calidad, cuenta con un alto grado de aceptación de la ciudadanía y, además, genera importantes beneficios para las arcas públicas. La venta del 49% del Canal no garantiza su control público, sino todo lo contrario: garantiza que estará controlada por los intereses de grandes accionistas. El interés privado para hacerse con la empresa también se debe a su participación accionarial en las más de 30 empresas que constituyen el Grupo Canal. La venta del 49% del Canal significará que un inmenso patrimonio, pagado por la población madrileña durante más de un siglo y medio, pasará a manos privadas posibilitando la especulación con terrenos y bienes". Es decir, será simplemente un robo a la ciudadanía.


Todos y todas las que participamos en esta manifestación, y muchos miles de madrileños más, consideramos un verdadero “atraco” esta actuación:

- Porque no hay ni una sola razón de las esgrimidas por el Partido Popular que justifique esta decisión, ni económicas ni técnicas ni sociales. Por el contrario puede conducir a la prestación de un peor servicio, a un mayor precio y a un empeoramiento de las condiciones laborales de sus trabajadores y trabajadoras.

- Porque la privatización supone priorizar el beneficio económico frente a la igualdad o el respeto ambiental. La gestión privada permite anteponer el lucro de unos pocos accionistas a un derecho humano fundamental.

- Y, sobre todo, porque el proceso adolece de un enorme déficit democrático y falta de transparencia desde su comienzo, ya que los ciudadanos no van a poder participar de ninguna forma en una decisión tan importante para su vida. La participación democrática en el exitoso referéndum celebrado en Italia, que ha frenado la privatización del agua, debe ser el ejemplo a seguir en estos procesos.











Es preciso, por tanto, redoblar la lucha contra la privatización del agua, y por ello seguiremos informando, recabando miles de firmas y movilizando a la ciudadanía para continuar reclamando nuestro derecho a mantener la empresa pública Canal de Isabel II. Así como cuantas acciones sociales, legales e institucionales sean necesarias para IMPEDIR LA PRIVATIZACIÓN DEL CANAL DE ISABEL II.