Frente a los laicos y ateos, que reprochan a la Delegación del Gobierno que “no protegiera su marcha autorizada ante el boicot de peregrinos y miembros de la iglesia, el sindicato ultraderechista Manos Limpias ha conseguido que un juez del juzgado de Instrucción número 4 de Plaza de Castilla admita a trámite su querella por permitir la marcha anti-Papa.

La querella fue presentada en agosto
La querella fue presentada por Manos Limpias el pasado 26 de agosto por un presunto delito de omisión de los deberes de impedir delitos de los que tenga conocimiento y por encubrimiento de delito.

La demanda de los laicos y ateos
A la delegada del Gobierno le llueven las críticas por ambos frentes, pero el tono y las razones son diametralmente opuestas.

Luis Vega, de AMAL, y uno de los organizadores de la marcha laica que negoció personalmente con la Delegación del Gobierno las condiciones y el recorrido de la manifestación, ha anunciado a ELPLURAL.COM que en los próximos días presentarán una demanda contra Carrión.

Acusan a la Delegación del Gobierno de no protegerle
Las tres plataformas laicas y ateas denunciarán a la Delegación del Gobierno “por omisión de sus obligaciones al no proteger una manifestación que estaba autorizada y era totalmente legal de las agresiones de los contramanifestantes, perfectamente convocados y organizados por la Iglesia para impedir nuestro paso”.

Los manifestantes fueron mucho más de los previstos
“Puedo entender por una parte que la situación fuera difícil de controlar. Trabajamos sobre la previsión de que acudirían unas 5.000 personas y la Policía confirmó que nos acercamos a 20.000. Pero no entendemos la actitud de las fuerzas del orden que podrían haber impedido el acceso de los contramanifestantes a las zonas incluidas en nuestro recorrido, como hicieron después en la Puerta del Sol, que les cerraron el paso”.

La Policía desvió el recorrido
“En un primer momento de la marcha, a los que íbamos a la cabecera de la manifestación no nos dejaron entrar en Sol, la Policía hizo una barrera y dejó que los contramanifestantes sí entraran, nos insultaran, ocuparan el sitio por el que teníamos que pasar, mientras a nosotros nos desviaron por una zona de calles estrechas, que provocó que la marcha se deshiciera”.

"Nos consideraron personas satánicas"
“La Policía nos dejó solos en un punto, no contamos con protección policial”, denuncia el presidente de AMAL, que considera que muchos agentes tuvieron un “actuación ideológica”, que respondía no solo a órdenes, sino “que estaban encantados de apalear a personas que consideraban satánicas”.

La Iglesia está protegida en el Código Penal
Sobre la querella presentada por Manos Limpias, Luis Vega valora que se trata de una demanda más que presenta este grupo de ultraderecha, que “también ha presentado dos demandas contra nosotros por la manifestación del día 17.

Vega explica que Manos Limpias se ampara para su recurso en los artículos del Código Penal “que consideran cualquier crítica a la Iglesia como un ataque a la libertad religiosa”.