Entre las propuestas del programa electoral que el Partido Popular acaba de hacer público figura el compriso de acabar con EpC, una reivindicación del Episcopado español desde que el Gobierno socialista la implantara. La propuesta de Rajoy sustituirla por otra materia cuyo contenido esté basado en los valores constitucionales y en el conocimiento de las instituciones españolas y europeas.

Asignatura sobre valores occidentales
El PP no olvida incluir en su programa un guiño a las plataformas 'ultras' que han estado detrás del boicot a EpC: "El respeto a los derechos de las familias significa que el contenido de las materias no debe responder a proyectos ideologizadores". También apuntan a que la nueva asignatura versará sobre valores básicos que configuran el modo de vida de la civilización occidental, "evitando los contenidos adoctrinadores". La religión católica como eje de la civilización occidental está en el eje del discurso del Episcopado en elos últimos años.

Aplausos de organizaciones ultra
Poco despúes de que se difundieran estos contenidos del programa del PP, Profesionales por la Ética emitía un comunicado para aplaudir a Rajoy. Jaime Urcelay, presidente de la organización -de fines integristas al pretender mezclar valores religiosos y vida pública- ha tachado de "importante paso" el anuncio del PP, ya que "se eliminaría un conjunto de asignaturas diseñadas para el adoctrinamiento ideológico, algo que no hubiera sido posible sin el testimonio y el coraje permanente de padres, alumnos y asociaciones que han luchado durante ya casi 5 años por su libertad y la de todos los ciudadanos movilizándose, sufriendo acosos de todo tipo curso tras curso".

Reclaman la "imposición de una educación sexual gubernamental"
A pesar de sus fuertes movilizaciones todos estos años y según sus propios datos, Profesionales por la Ética apenas ha conseguido 55.000 objeciones a la asignatura. En cualquier caso, la satisfacción de la organización integrista no es completa, ya que aunque valoran "el anuncio realizado por el PP de legislar a favor de la maternidad" también lamentan "la falta de coraje para derogar la actual legislación sobre el aborto, incluyendo la imposición de una educación sexual gubernamental prevista en esa norma".