En su comparecencia ante los medios de comunicación para explicar sus gastos con cargo a fondos públicos, Dívar aseguró que era presidente del Consejo las 24 horas del día, sin límite de festivos parece ser a la vista de los datos. Un presidente, además, los 365 días del año ya que ni sábados ni domingos parece descansar. Sin embargo, su productividad parece más bien escasa ya que necesita un mínimo de cuatro días para apenas unas horas de trabajo.

Imponer una medalla, cinco días
Entre sus viajes pagados íntegramente por el Consejo, que incluye desplazamiento, alojamiento y manutención figura uno a Marbella para imponer la Cruz de San Raimundo de Peñafort a Francisco Arroyo Fiestas, presidente de la Audiencia Provincial de Málaga. El acto tuvo lugar el viernes 25 de marzo de 2001, a las 12:30 de la mañana. El previsor Dívar viajó el día anterior, jueves y regresó a Madrid el lunes 28. Se alojó, como suele ser habitual en sus desplazamientos a Málaga, en Puerto Banús.

¿Acaso en Cádiz no hay hoteles?
El Consejo también le pagó íntegramente una estancia de cinco días en Marbella para acudir a la Audiencia Provincial de Cádiz y al Ayuntamiento de la localidad, situados a 200 kilómetros. Fue del 25 de noviembre de 2010 al 29 de noviembre.

También se alojó en Puerto Banús para asistir a los actos del Bicentenario de las Cortes de San Fernando (Cádiz). Aunque el acto fue el viernes por la mañana, el Consejo el pagó una estancia completa de jueves a domingo.

Dívar se agasaja a sí mismo en la noche de Reyes
El Consejo, además, pagó 24 cenas y 8 comidas para dos, que Dívar incluyó como gastos protocolarios, un dinoero del que disponen algunas instituciones para agasajar a personalidades. Se desconoce quién o quiénes eran sus acompañantes pero resulta significativo que entre esas cenas figurara una en la noche de Reyes en el lujoso restaurante del hotel Puente Romano. Eso sí, en esa ocasión estuvo solo. Esos días estuvo de vacaciones en Puerto Banús y auqneu pagó con su tarjeta personal los gastos de desplazamiento y alojamiento, cargó al Consejo no sólo la cena de Reyes sino otra cena para dos personas el 3 de enero y dos comidas, también para dos, el 8 y el 9.