Mas, entrevistado en la televisión catalana 8TV, sugirió que desde las Cortes las fuerzas democráticas, empezando por los socialistas, se impulsara la "reprobación" del 'padre' de la Constitución y expresidente del Congreso Gregorio Peces-Barba por su "inadmisible tontería ('bajanada')". "Me preocupa mucho que un 'padre' de una Constitución de la convivencia, de la cohesión y del respeto a las nacionalidades históricas llegue a decir esto. Es muy gordo. Este tipo de personas en el fondo no merecen tener las posiciones que han tenido en el sistema democrático", ha replicado.

Juego de niños
Sin embargo no ve al mismo nivel las polémicas declaraciones del portavoz parlamentario de CiU en el Congreso y candidato para el 20-N, quien acusó a los jornaleros andaluces de pasarse el día en el bar mientras cobran las ayudas del PER. En su opinión, ésto es "un juego de niños". Lo dice además en el día en el que el Parlamento andaluz reprobó por unanimidad las declaraciones "injustas" y "ofensivas" del portavoz nacionalista.

Alma jacobina
Por su parte, Duran Lleida cargó también contra las palabras de Peces-Barba y le pidió "respeto y reconocimiento hacia Cataluña". Definió al expresidente del Congreso como "un alma jacobina" del PSOE y recordó que stuvo al lado de los defensores de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut. En su escalada de despropósitos electorales indicó que "es posible que a España le hubiera ido mejor sin Cataluña", aunque lo que es seguro, ha indicado, es que a Cataluña "le iría mejor" y "no hubiera sufrido lo que ha sufrido".

Duran Lleida ha añadido que, "si fuera por recriminaciones", lo que podría haber hecho ahora el Parlamento catalán es reunirse y reprobar sus declaraciones. "Pero no lo tenemos que hacer", remarcó.