"Eso no puede ser un delito. Yo no sé si el ministro pretende llevar a medio Partido Popular a la cárcel, porque, en su propio gobierno hay quien ha llegado ha dejar un agujero 7.000 millones en un Ayuntamiento", ha dicho el lehendakari en referencia al exalcalde de Madrid y ahora ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Los gobiernos necesitan recursos para invertir
En una entrevista de ETB,  López ha asegurado que con el objetivo que ha calificado de "sacralizado" de controlar el déficit  "se están cometiendo algunas barbaridades y se están diciendo algunas tonterías". Según ha explicado el lehendari, "estamos viendo cómo en toda Europa" , con la misma intención se están tomando medidas que "están llevando a los países a la recesión y al parón económico, porque los gobiernos necesitan recursos para invertir en aquello que produce la mejora de la economía, la generación de empleo, y están asfixiando las economías de los países y eso me parece una barbaridad", ha dicho.

La idea no tiene ningún sentido
El lehendakari ha recordado que "hay momentos en los que uno necesita acudir al préstamo para gastar más, para sostener los servicios públicos, desarrollar la economía o generar empelo" y eso, en su opinión, "no puede ser un delito".  López ha aludido también a las comunidades que pagan las facturas sanitarias "con cuatro años de retraso", por lo que considera que la idea de Montoro "no tiene ningún sentido".

Reacciones de la oposición
El anuncio de Montoro provocó ayer reacciones inmediatas por parte de grupos de la oposición, como el PSOE, IU, PNV o ERC, que pidieron al titular de Hacienda mirar hacia su propio partido. Los socialistas, que señalaron a los cargos públicos del PP como los más derrochadores, advirtieron de que no es lo mismo la deuda para pagar servicios públicos básicos que la generada para eventos como la Fórmula 1 o las obras faraónicas, al estilo de las llevadas a cabo por el expresidente valenciano Francisco Camps en esa comunidad.

Política penitenciaria
El lehendakari se ha referido, además, a la situación política en el País Vasco tras el cese definitivo de ETA, y al respecto ha considerado que existe "casi un consenso generalizado" sobre la necesidad de una política penitenciaria "distinta" con los presos de la organización terrorista, y está convencido de que incluso "alguna gente del PP también" lo cree. López ha abogado por una política penitenciaria diferente que "puede favorecer el asentamiento de este nuevo tiempo", algo que cree que se puede hacer -ha precisado-  "sin violentar ni cambiar la propia legalidad".