Las heridas del Comité Federal que acabó con Pedro Sánchez están muy lejos de cerrarse y el debate interno del PSOE y sus fracturas protagonizaron también los corrillos durante la celebración institucional en Madrid del 12 de octubre. La presidenta de Baleares, Francina Armengol, una de las líderes regionales que se mantiene fiel a Sánchez, trasladó en el mismo Palacio Real al presidente de la gestora, Javier Fernández, que no se puede virar hacia la abstención en una investidura de Mariano Rajoy sin un debate interno y sin consultarlo con la militancia.

Armengol: “Evidentemente era una posibilidad”
Posteriormente en una entrevista en la SER Armengol defendió públicamente esa postura y preguntada sobre si antes que dejar gobernar a Rajoy prefiere un Gobierno del PSOE con Convergència y Esquerra insistió en que “la situación del Congreso” en cuanto al reparto de fuerzas parlamentarias “da para un Gobierno de cambio” y la vía con las fuerzas catalanas para un apoyo de investidura “evidentemente podía haber sido una posibilidad”. También recordó que con los partidos nacionalistas “se tiene que hablar si queremos arreglar el problema que se vive en Cataluña” y más si se quiere que “España siga siendo lo que es pero que represente la pluralidad y la diversidad”. “Si es bueno que el PP pueda pactar con los nacionalistas, ¿por qué es malo que lo pueda hacer el PSOE? Prefiero un Gobierno socialista antes que uno del PP, infinitamente más”, ratificó la presidenta balear.

Consulta a las bases para sortear las reticencias internas
Uno de los primeros mensajes públicos de Fernández como presidente de la gestora del PSOE es que“con los independentistas en Cataluña no tenemos nada que hablar” y diferenciar claramente al PNV como, ese sí, posible interlocutor. Desde los sectores socialistas próximos a la gestora insisten a ELPLURAL.COM, como insinuara ayer Emiliano García PAge, en que la vía del Gobierno alternativo al PP con apoyo de Convergència y Esquerra iba más allá de meros contactos exploratorios iniciales y estaba avanzada. Apuntan incluso que el exsecretario general había reducido su grupo de confianza en esas gestiones, apartando a negociadores como Antonio Hernando o José Enrique Serrano, y aseguran que pretendía sortear las reticencias de los barones y otros pesos pesados del partido contrarios a esa vía llevando a las bases en la última semana de octubre una consulta sobre ese Gobierno alternativo, lo que precipitó el ‘golpe’ para arrebatarle la dirección.

ELPLURAL.COM ha contactado también con dirigentes del círculo de confianza de Sánchez que de momento no se pronuncian sobre si esas negociaciones estaban avanzadas o no. En cualquier caso desde federaciones próximas a la anterior dirección del PSOE alertan contra los intentos de demonizar el diálogo con formaciones como Convergència y enmarcan las vías de diálogo dentro de la normalidad democrática. Desde la formación catalana han negado con anterioridad de forma contundente que ese acuerdo estuviera cerca de cerrarse.