Llamazares, que ha acudido hoy a la puerta del Tribunal Supremo (TS) para mostrar su apoyo a Garzón en el primer juicio al que debe hacer frente el magistrado, ha denunciado que la sentencia por este proceso ya está "predeterminada" y que, en cualquier caso, ya "el daño está hecho". En  opinión del diputado de IU, las tres causas abiertas contra Garzón se parecen a las "bombas de racimo" porque "si no te cargan a la primera, lo harán a la segunda, y si no a la tercera".

Un juicio sin garantías
"No hay unas garantías mínimas para un juicio justo", ha insistido Llamazares, que ha subrayado que lo único que ha hecho el magistrado es "proteger a las víctimas y luchar contra la corrupción".

17 años de inhabilitación
El Tribunal Supremo celebra hoy la primera sesión del juicio contra Garzón, que se sienta en banquillo antes que los imputados de la Gürtel por ordenar intervenir en prisión las comunicaciones entre estos  y sus abogados, hechos por los que las acusaciones piden para él hasta 17 años de inhabilitación.