Hasta 100.000 euros, pero dando la cara. O más exactamente, el nombre, y el DNI o el CIF. Eso es lo que, en resumen, viene a decir la Ley de Financiación de los partidos políticos que puede una persona, física o jurídica, entregar a un partido político. Siempre y cuando, ese dinero no llegue desde una empresa pública, o cuando no se trate de empresas que tengan “contrato vigente, presente servicios o realicen obras o suministros para alguna Administración Pública”.

Donaciones por encima de la ley
Las investigaciones de la trama Gürtel y su derivado, la pieza separada conocida como de la ‘caja B’ del PP, o ‘los papeles Bárcenas’, han sacado sin embargo a la luz una gran cantidad de donaciones ilegales que habría recibido Génova, porque nos referimos sólo al PP nacional, desde el año 1990 hasta que Luis Bárcenas dejó de ser tesorero y, por tanto, de anotar en su libreta los ingresos que los empresarios les daban.

En esos apuntes, que los informes policiales primero, y el cierre del sumario posteriormente, han venido a dar credibilidad, se recogen donaciones incluso de 250.000 euros en un solo ingreso, u otros casos en los que una misma persona habría entregado dinero por valor de 400.000 euros. En más de una treintena de ocasiones, según esos papeles, se habría superado el límite legal. Un 70% de ellos, de hecho, serían ilegales.

Donaciones fraccionadas
Dinero que, como hemos contado en otras informaciones, la UDEF da por demostrado que como forma de legalizarlo se fraccionaba en miles de ingresos bancarios, por debajo del límite legal, y que eran depositados por, o a nombre de, miembros del partido, simpatizantes y cuadros.

Los informes del PP al Tribunal de Cuentas y las donaciones anotadas por Luis Bárcenas, permiten realizar este cuadro resumen entre el año 1990 y el 2011.

[[{"fid":"42235","view_mode":"default","fields":{},"type":"media","attributes":{"alt":"Donativos 'legales' y 'en B' del PP","title":"Donativos 'legales' y 'en B' del PP","class":"img-responsive media-element file-default"}}]]