El PSOE ganaría las elecciones generales en Andalucía y Ciudadanos pasa el PP

El PSOE ganaría las elecciones generales en Andalucía con un 28,4% de los votos. La formación de Albert Rivera, Ciudadanos, conseguiría el sorpasso al Partido Popular. Con un 13,5% y un 11,4% respectivamente, serían segundo y tercero. Unidos Podemos sería cuarto con un 9,9% y Vox quinto con un 4,6% Con respecto a los resultados del año 2016, los populares caerían del 33,03% al 11,4%. Por su parte, los socialistas pasarían del 22,66% al 28,4%.

En cuanto a la valoración de líderes, Juan Marín, sería el que tendría la puntuación más alta según el CIS andaluz.Pablo Iglesias obtiene peor nota que Santiago Abascal en la valoración de dirigentes nacionales.

Rajoy declarará como testigo en el juicio del procés el 26 de febrero

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy declarará como testigo en el juicio por el proceso independentista en Cataluña la semana que viene, concretamente el próximo 26 de febrero, mientras que la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y los exministros de Hacienda e Interior, Cristóbal Montoro y Juan Ignacio Zoido, respectivamente, lo harán un día más tarde.

En una diligencia de ordenación, el tribunal del 'procés' ha acordado que las declaraciones de los testigos comiencen el martes que viene. El primero será el diputado de ERC Joan Tardá, y le seguirán el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, y el expresidente de la Generalitat Artur Mas. Por la tarde será el turno de Rajoy.

El PSOE apela a la sociedad civil y obvia a las derechas

El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha presentado en Madrid el programa electoral de los socialistas en un acto donde el protagonismo se lo han llevado representantes de la sociedad civil de “la España que quieres”, el lema que han elegido para las elecciones generales del 28 de abril. Un acto y un programa donde el acento se ha puesto en la recuperación y blindaje de derechos sociales -como las pensiones, o la sanidad y la educación públicas- y se ha obviado a las derechas y los cordones sanitarios.

Centrados en el amor, el PSOE aparca la rosa de su emblema y la cambia por un corazón. Un gesto que no es improvisado porque, como han desvelado, los socialistas son los responsables de la plaga de corazones que han aparecido, en forma de graffiti, por todo Madrid, y que habían acaparado la atención de las redes sociales.

Villacís ocultó una sociedad millonaria durante tres años

A poco más de tres meses para las elecciones autonómicas, municipales y europeas, Begoña Villacís se encuentra en serios problemas. Este martes, el diario ABC publicaba que la candidata de Ciudadanos al Ayuntamiento de Madrid ha mantenido oculta durante tres años Iuriscontencia SL.

Se trata de una sociedad patrimonial y profesional que administraba la líder naranja en Madrid junto a su marido. Desde que Villacís recalara en el Ayuntamiento en 2015 en calidad de concejal, tenía como obligación declarar sus bienes y actividades entre las que figuran, por supuesto, todo tipo de cargos mercantiles. Así lo establece el artículo 8.1 h) de la Ley de Transparencia.

Relacionado Cuando Villacís daba lecciones a sus rivales sobre declarar patrimonio

El error garrafal de Ciudadanos... o no

Con toda la escenografía y el boato que se puede permitir José Manuel Villegas -el secretario general de Ciudadanos no es el dirigente más carismático de la formación naranja-, este lunes el partido de Albert Rivera anunciaba que su Comité Ejecutivo había acordado no pactar con Pedro Sánchez tras las elecciones del 28 de abril. Una genialidad, según muchos analistas, de cara a su electorado que a mí me parece un error garrafal. Será porque no me considero votante de Ciudadanos.

Dicen que Ciudadanos pasaba así al contrataque tras las acusaciones del Partido Popular. Unas horas después de que el presidente del Gobierno anunciara este viernes el adelanto electoral, Pablo Casado ya insinuaba que los de Albert Rivera planeaban pactar con Sánchez. “Repetir el pacto del abrazo”, fueron las palabras exactas con las que acusaba a Rivera, quien solo unos días antes se dejaba retratar junto a Casado y la extrema derecha en el estrado de Colón.