El rechazo de la formación de izquierdas a entrar en el Gobierno, especialmente en bastiones tradicionales de IU como Mieres, Langreo o Gijón, obligará a Fernández a gobernar en minoría y a buscar pactos para sacar adelante sus políticas en el Parlamento asturiano.

IU rechaza dos consejerías
El nuevo presidente asturiano había ofrecido a Izquierda Unida dos consejerías, la de Bienestar Social y Vivienda y Agroganadería, además de la Dirección General de Patrimonio, dependiente de la Consejería de Hacienda.

La diferencia con el caso extremeño
La decisión de las bases de Izquierda Unida en Asturias en contra de formar Gobierno con los socialistas, como defendían el coordinador regional, Jesús Iglesias, y su número dos, Ángel González, secretario de Organización, no tiene, sin embargo, la connotación que tuvo una similar postura por parte de la formación en Extremadura, que sacó a los socialistas del Ejecutivo regional y sentó en la presidencia al popular José Antonio Monago.

IU gobernó en dos legislaturas con el PSOE
Izquierda Unida tiene en Asturias unos 4.000 afiliados, de los que han votado 1.330. La coalición ya ha formado parte del Gobierno de Asturias presidido por los socialistas en las dos últimas legislaturas socialistas (2003-2007 y 2008-2011).

Una decisión arriesgada
El coordinador general de Izquierda Unida en Asturias, Jesús Iglesias, había pedido a los militantes que apoyasen el acuerdo con el PSOE para pelear por una salida “solidaria” de la crisis, aunque advirtió de que algunos de los recortes del Gobierno central tendrán que aplicarse por “imperativo legal” y que la decisión de entrar en el Ejecutivo regional era "arriesgada".