Esta mañana, la viuda ha tenido que repetir sus explicaciones sobre los momentos que vivió el 14 de julio de 2001 cuando explotó la bomba colocada en la furgoneta de su marido, que era concejal de UPN en Leiza (Navarra). En ese momento se ha vuelto a derrumbar ante el tribunal y, entre sollozos, ha contado que desde la ventana de su casa vio a su marido tumbado en el suelo: "la furgoneta se estaba quemando y él también se estaba quemando", ha dicho.

Mirada a los acusados
Ha sido después, al terminar su declaración y una de vez de pie, según recoge EFE, cuando ha aprovechado para volverse y mirar durante unos segundos, directamente a la cara y uno por uno a los cuatro acusados, que permanecían sentados. Por su parte, "Txapote", que ha dicho que no reconoce la legitimidad del tribunal, y los presuntos etarras Andoni Otegi y Oscar Zelarain, se han negado de nuevo a participar en la vista. Únicamente, el acusado Juan Carlos Besance ha accedido a responder sólo a las preguntas de su defensa y ha denunciado de nuevo que fue sometido a torturas por parte de la Guardia Civil. Al juicio asiste hoy entre el público el expresidente de Navarra Miguel Sanz.

"Nadie se ha reído del sufrimiento de la viuda"
El presunto etarra Andoni Otegi, uno de los cuatro acusados por el asesinato del concejal de UPN en Leiza (Navarra) José Javier Múgica en 2001, ha dicho hoy que no se han reído de la viuda y que respetan su sufrimiento. "Nadie se ha reído del sufrimiento de la viuda, al contrario, lo respetamos, en cambio lo que ha sucedido es consecuencia de una mentira y de un afán de protagonismo de una magistrada", ha dicho.

Despedida de Murillo
De esta forma Otegi aludía a la frase pronunciada por la magistrada Ángela Murillo, que ayer renunció a celebrar la vista tras afirmar, sin percatarse de que había un micrófono abierto: "Pobre mujer (...) y encima se ríen estos cabrones. Al finalizar el juicio, la viuda de Múgica, Adoración Zubeldia, ha saludado efusivamente a Murillo, que abandonaba la sede de la Audiencia Nacional, a la que ha abrazado y dado las gracias.