“Y luego habrá que meditar qué hacemos con la Mireia, si la denunciamos o qué hacemos con ella”, afirma Tauroni a su abogado, José Vicente Gómez Tejedor, quien le responde: “La violamos o cualquier barbaridad de esta (sic), ¿no?”. A lo que el empresario insiste: “Sí, lo que sea, pero...”. El letrado no le deja terminar la frase y dice: “Más quisiera la pobre, en fin”. Y, a continuación, risas.

La denuncia de Mollà
Mireia Mollà y la socialista Clara Tirado denunciaron ante la Fiscalía en 2010 el fraude en los fondos de Cooperación al desarrollo que otorgaba la Generalitat desde la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía cuando el responsable era Rafael Blasco, actual portavoz del PP en las Cortes Valencianas.

Mollà, en concreto, presentó el 15 de octubre de 2010 en el registro de los juzgados un escrito en el que denunciaba la trama orquestada desde la consejería y la institución creada por Tauroni, la Fundación Solidaria Entre Pueblos (que luego cambió de nombre a Hemisferio), para desviar las ayudas concedidas a varias organizaciones no gubernamentales (ONG).

La diputada de Compromís explicaba en su denuncia que algunas organizaciones estaban recibiendo subvenciones que rondaban el millón de euros y aportaba documentación que reflejaba que para ejecutar los proyectos las ONG facturaban con empresas que estaban directamente vinculadas a la fundación eje de la trama.