Según se van conociendo más datos de la investigación de la "trama Enredadera" va quedando claro que sus presuntos dirigentes, los empresarios José Luis Ulibarri y Ángel Luis García "el Patatero" querían tener a todos los políticos de la provincia de León bajo su control, no solo a los del PP, que hasta les llamaban docilmente para transmitirles concursos o encargarles directamente oboras públicas. Si en agosto ya se supo que El Patatero trató de controlar a Ciudadanos en León, favoreciendo a sus candidatos a la dirección, ahora sabemos que trató de hacer lo mismo, favoreciendo al candidato "sanchista" a la secretaría general del PSOE provincial, Diego Moreno

"El puto sheriff"

El diario León Noticias publica hoy varias conversaciones donde se recoge cómo entre Ulibarri y el Patatero trataron de captar apoyos para Moreno a través del alcalde de Villarejo de Órbigo, Joaquín Llamas, que fue detenido por la policía y que hoy en día ha sido expulsado del PSOE. En conversaciones con su padre intervenidas por la policía, El Patatero comenta cómo, tras la elección de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, Llamas era "el puto sheriff" en la provincia y junto al alcalde de Valladolid, Óscar López, uno de los miembros del PSOE más poderosos en Castilla y León. 

Cuando llegó el momento de renovar la secretaría general del PSOE en León, Angel Luis García consultó primero a Joaquín Llamas quién era el candidato que más les convenía y se embarcó en una serie de llamadas a alcaldes socialistas para que apoyasen a Moreno. Sin embargo, los esfuerzos combinados de El Patatero y Llamas no dieron resultado, dado que Moreno perdió las primarias con un 48% de los votos, frente al 51% obtenido por el que hoy es el secretario general provincial, Javier Cendón.