"La respuesta social de los españoles hacia un partido que acaba de ganar las elecciones ha sido infinitamente mayor que lo que pudimos ver en las calles de España. La respuesta que vimos no era una respuesta mayoritaria ni muchísimo menos de la población española", ha señalado en declaraciones a TVE y la Cadena SER, minimizando las protestas masivas de ayer.

El Gobierno hace lo que tiene que hacer
No obstante, Cospedal ha manifestado que el Gobierno "tomará nota de todo" y que entiende que ante este tipo de medidas siempre hay quien piensa "que se ha quedado corta" y quienes sostienen que "ha ido más allá de dónde debía", si bien ha defendido que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, está actuando con responsabilidad. "Todo el mundo tiene derecho a salir a la calle, pero el Gobierno tiene que hacer lo que tiene que hacer", señaló en Los Desayunos.

Una buena reforma...
En línea con el discurso de este domingo de Rajoy, ha insistido en que esta reforma es "fundamental para ayudar a más de cinco millones de personas que en nuestro país no pueden trabajar". Aunque no ha descartado que pueda haber cambios en el texto de la reforma, sí ha reconocido que el Gobierno quiere mantener "inalterado" el núcleo central de la reforma que a su juicio son "los incentivos a la contratación".

...qe no se alterará en lo esencial
"Depende de lo que decida el Gobierno y de las conversaciones de la ministra, pero creo que el núcleo central de la reforma el Gobierno quiere mantenerlo inalterado porque es fundamental para ayudar a más de cinco millones de personas que en nuestro país no pueden trabajar", subrayó.

La conspiración socialista
Asimismo, ha negado que exista una campaña por parte del PP contra los sindicatos y ha acusado al PSOE de estar difundiendo esa teoría. "No es más que una pose. No hay nada más falso. Lo que sí es verdad es que hasta ahora lo que no se ha defendido son los derechos de los parados. Hay que parar este desastre y lo que se ha hecho hasta ahora no ha dado resultado", criticó.

En esta línea, consideró reprobable que el PSOE secundara las protestas y, entre ellos, personas como el exministro de trabajo Valeriano Gómez. "No deja de sorprender que aquellos que nos han llevado a esta situación fueran los que protagonizaran las cabeceras de las manifestaciones, como el exministro de Trabajo o la portavoz socialista en el Congreso", sentenció.

Niega acaparar poder
Preguntada por su acumulación del poder en el Gobierno, ha respondido que "no acapara nada" y que solo es la secretaria general del Partido Popular. En este sentido, ha recordado que cuenta con la colaboración de “tres vicesecretarios de probada experiencia y de reconocida reputación política”. También ha negado que su compañero Esteban González Pons haya salido degradado del Congreso, sino que ha salido reforzado porque  "ser el que diseña la estrategia política de un partido, el que tiene que hacer el programa es un papel central, fundamental".

De su otra batalla ganada, que no haya ministros en la cúpula directiva del PP, ha explicado que "los ministros cuando lo son, solo son ministros y como tal, solo cobran por serlo. Ya no reciben ninguna retribución del partido".