La ratificación de que la Reserva mantendrá por debajo del 0,25 % el tipo de interés de referencia hasta finales de 2014 se aprobó hoy con el disenso del presidente del Banco de la Reserva Federal de Richmond, Jeffrey Lacker. Una vez más Lacker expresó su preocupación por una política de estímulo monetario que se ha aplicado desde fin de 2008, y dijo que prefería que no se indique el periodo exacto durante el que se seguirá aplicando una política que, según el, puede conducir a elevar la inflación.
Los mercados financieros en EEUU, que bajaban durante la mañana, reaccionaron con moderado optimismo tras el anuncio del banco central estadounidense.

Preocupación por el desempleo
"El aumento del empleo ha sido lento en meses recientes y el índice de desempleo sigue siendo elevado", indica el comunicado divulgado por la Fed al final de su reunión.
El Gobierno estadounidense informará el viernes sobre el índice de desempleo en julio. En junio, y por segundo mes consecutivo, el desempleo fue del 8,2 %, y ha estado por encima del 8 por ciento durante 41 meses consecutivos. La Reserva Federal apuntó, asimismo, que "las tensiones en los mercados financieros globales continúan planteando riesgos en el panorama económico" de Estados Unidos.

El debate europeo de fondo
Las acciones de la Reserva Federal cuentan con el apoyo de la Casa Blanca y lanzan un mensaje a la Eurozona, dividida en torno al rumbo que debe tomar el Banco Central Europeo. Este miércoles, el presidente de Francia, François Hollande, y su homólogo estadounidense, Barack Obama, aseguraron que es necesario que Europa recupere el crecimiento y que se logre estabilizar la zona euro para restablecer la actividad económica internacional, según informó el Palacio del Elíseo.

Obama y Hollande instan al crecimiento
Hollande y Obama mantuvieron una conversación telefónica en la que expresaron "su interés común en el crecimiento en Europa y en la estabilidad de la zona euro, necesarias para la recuperación de la actividad económica mundial", señaló la presidencia francesa en un comunicado. En ese sentido, Hollande subrayó "la voluntad de Francia para aplicar, con sus socios de la Unión Europea, las decisiones tomadas en el Consejo europeo de los pasados 28 y 29 de junio", agregó la nota en referencia a la cumbre en la que se acordó permitir iniciativas como la recapitalización directa de la banca y un uso más flexible de los fondos europeos de rescate para la compra de deuda.

Rapidez para poner en marcha los instrumentos previstos
En Bruselas se acordó también que esas medidas a corto plazo se completen con un plan para potenciar el crecimiento económico y el empleo, que estará dotado de 120.000 millones de euros, y con un acuerdo para avanzar a largo término hacia una nueva arquitectura europea mediante una unión bancaria, fiscal y política y superar así la crisis de la eurozona. "Los dispositivos e instrumentos previstos en esa ocasión deben poder utilizarse a la mayor brevedad posible", añadió el comunicado de la presidencia de Francia.