Captura de una imagen del canal de televisión holandés NOS, de la reina Beatriz de Holanda durante el anuncio de su abdicación tras casi 33 años en el trono, en Rijswijk, Holanda, el 28 de enero de 2013. EFE



La reina Beatriz de Países Bajos, que este jueves cumplirá 75 años, ha anunciado su abdicación en un discurso a la nación en el que ha declarado que deja paso a su hijo mayor, el príncipe Guillermo, que se convertirá en rey el 30 de abril, el mismo día en que la actual monarca asumió el trono hace 33 años.

La reina ha aclarado que no se aparta porque considere el cargo demasiado pesado, sino porque "es el momento" de abrir paso a una "nueva generación". Deja el trono en "buenas manos", según ha dicho la monarca, que ve "preparados" tanto a Guillermo como a su mujer, Máxima Zorreguieta.

Tercera abdicación seguida
La propia Beatriz se convirtió en la sexta monarca de la Casa de Orange tras la abdicación de su madre, la reina Juliana, que reinó durante 31 años y dejó el trono al cumplir 71 años, el 30 de abril de 1980. A su vez, la reina Juliana ascendió al trono en 1948, también tras la abdicación de su madre. Por lo tanto, ésta es la tercera abdicación consecutiva en la Casa Real de Países Bajos y supone la vuelta de un varón al trono. El último en ocuparlo fue Guillermo III, que falleció en 1890.

Rey "inviolable"
Las leyes holandesas dotan a la Casa Real de una posición más ceremonial que política. Desde 1848, la Constitución establece el carácter "inviolable" del monarca, a quien le corresponde ser neutral en cuestiones políticas. El príncipe Guillermo, futuro rey, nació el 27 de abril de 1967. Está casado con la argentina Máxima Zorreguieta y es padre de tres hijas, la mayor de las cuales, Catalina, nacida el 7 de diciembre de 2003, pasa a ser ahora la heredera al trono. El nuevo monarca reinará previsiblemente bajo el nombre de Guillermo IV.

 

El príncipe Guillermo de Holanda y su esposa, la princesa Máxima, llegan al palacio Eikenhorst en Wassenaar (Holanda), donde la reina anunció su abdicación. EFE



Casada con un exnazi
Los medios holandeses han hecho balance del reinado de Beatriz y todos coinciden en destacar que, inmediatamente después de su llegada al trono, asumió un tono más cercano a la población y distinto al de su madre. La vida de la reina no ha estado exenta de polémica y ya fue muy criticada su boda con Claus von Amsberg, un antiguo miembro de las juventudes nazis que tuvo que demostrar que no estaba implicado en ningún crimen de guerra para poder casarse, en 1966, con la entonces heredera al trono. El marido de la reina falleció en 2002 enfermo de parkinson y una infección pulmonar.

...hija de militar argentino...
La pareja tuvo tres hijos, el primero de los cuales, futuro rey, también se vio envuelto en la polémica por su boda con una hija de un antiguo miembro de la junta militar argentina. El Parlamento, de hecho, no dio la aprobación para la boda del príncipe Guillermo hasta que se confirmó que no acudiría el padre de Zorreguieta.

...expareja de un mafioso
El segundo hijo, Friso, también generó polémica al elegir como esposa a Mabel Wisse Smit, expareja de un presunto líder mafioso. Friso optó por renunciar a sus derechos dinásticos para que la boda obtuviese la aprobación parlamentaria. En la actualidad, el príncipe Friso permanece inconsciente en un hospital de Londres tras sufrir una avalancha mientras esquiaba en febrero de 2012.

Día de la Reina
Al margen de los conflictos de índole familiar, el último gran suceso vivido por la familia real holandesa tuvo lugar en 2009, cuando durante las festividades del Día de la Reina un joven desempleado condujo su coche contra la multitud y mató, ante la atónita mirada del cortejo real, a varias personas.