“Esto es una auténtica locura”. Esta ha sido una de las frases más escuchadas en el patio del Congreso momentos antes de que diera comienzo la tercera jornada de la sesión de investidura de Mariano Rajoy, la definitiva. Poco más de 300 días sin Gobierno, la abstención del PSOE y la entrega del acta de diputado de Pedro Sánchez no ha hecho más que echar leña al fuego. Y ante semejante expectación, el despliegue policial era absoluto.

Tanto es así que, haciendo un símil con la protesta convocada por la Coordinadora 25S para la tarde de este sábado, Rodea el Congreso se ha convertido en Rodea al periodista. Y es que, diputado tras diputado enfilaban la Carrera de San Jerónimo, pero la llegada de Rajoy ha hecho saltar todas las alarmas. La llegada del líder popular ha provocado que los agentes del patio entrelazaran sus brazos y formaran una cadena humana que cercaba a los periodistas y los apiñaba contra los cordones establecidos para la prensa.

En el vídeo podemos escuchar como los compañeros de diferentes medios de comunicación reclamaban a los agentes que “no podemos ir más para atrás”.

La expectación era tal que se han visto desbordados y, entre ellos, comentaban que la situación era peor que “en una cabalgata”, haciendo referencia a que los periodistas acudíamos a los protagonistas como niños a por caramelos.