Concentración de dependientes contra el Gobierno de Cospedal.



La Coordinadora Estatal y la Plataforma de Castilla-La Mancha realizarán simultáneamente una acción conjunta en la que “entregarán” a grandes dependientes a Mariano Rajoy en la sede madrileña del Partido Popular y a María Dolores Cospedal en el Palacio de Fuensalida de Toledo, centro del Gobierno que preside, según han anunciado sus responsables en rueda de prensa, donde, además, han advertido que no les asusta la ley mordaza, “que intenta implantar este Gobierno porque a quienes se les ha arrebatado la vida digna nada tienen por tanto que perder”, concreta José Luis Gómez-Ocaña, portavoz de la Coordinadora.

Cien mil dependientes fallecidos
Iniciativa que toman ante el desmantelamiento de la Ley de Dependencia, “con Cospedal como máxima ejecutora aplicada, que ha llevando al límite al colectivo más frágil y vulnerable de nuestra sociedad”, dice, al mismo tiempo que recuerda  que más de 100.000 dependientes han fallecido esperando recibir lo que la ley les otorgaba. Razones que le llevan a  señalar al PP como responsable de “un acto canalla e inhumano jamás visto en este país, hurtando todos nuestros derechos imprescindibles para llevar una vida digna”. En este sentido, Gómez-Ocaña ha recordado casos como el de Jomian Leonel, niño gran dependiente de 13 años fallecido al que Cospedal negó la prestación que por Ley le correspondía, como dio cuenta en su día ELPLURAL.COM.

Datos alarmantes y vergonzantes
Enfado más que justificado ya que durante lo que llevamos de legislatura hay más de 13.000 beneficiarios menos y más de 47.000 dependientes han perdido ese derecho. De ahí que los portavoces de la Coordinadora se pregunten: “¿cómo es posible, entonces, que si más de 100.000 dependientes han fallecido esperando su prestación, también haya disminuido el número de beneficiarios y de personas con derecho?” La respuesta viene marcada por una “cuestión ideológica intrínseca en su ADN”, concretan, ya que el Partido  Popular está cambiando un marco legislativo de derechos para los dependientes y sus familiares por “un sistema de beneficencia y caridad propio de los años 60”, para seguidamente aportar nuevos y vergonzantes datos: “ más de 7.200 familias han perdido la prestación que recibían, la mayoría de ellos grandes dependientes con enfermedades terminales, y situaciones que están entre la fina línea que separa la vida de la muerte, grandes dependientes a los que se les ha sustituido esa prestación económica por una hora de ayuda a domicilio al día y que en muchos casos los ayuntamientos no pueden asumir al tener cubiertas todas las disponibles, por lo que la única posibilidad es acudir a empresa privadas que prestan estos servicios y que los beneficiarios no pueden asumir su elevado coste.

Un dependiente por Reyes
La indignación de la Coordinadora y de la Plataforma manchega ha llevado a sus responsables a realizar numerosas acciones de protesta. La última, la registrada el pasado 30 de diciembre en la sede del Gobierno de Castilla-La Mancha, invitando a su presidenta, María Dolores Cospedal, a pasar el día de Reyes en una familia con un gran dependiente a su cargo para que compruebe in situ las dificultades a las que se enfrenta. “Le hemos puesto a su disposición para que elija a las más de 4.100 familias que forman parte de nuestra Plataforma”, concluye Gómez-Ocaña, “puede elegir entre niños grandes dependientes con enfermedad incurables, adultos que tenían una vida normalizada y que de repente pasan a ser grandes dependientes, personas mayores que han peleado toda su vida por su familia y ahora tienen que ser atendidos por sus hijos y familiares y en muchas ocasiones sin tener conciencia de su situación…” (Ver carta enviada a Cospedal).