PSOE, Podemos y Ciudadanos se han hartado de las reiteradas zancadillas puestas por parte del Partido Popular para empezar a trabajar en la Comisión de Investigación sobre su supuesta financiación ilegal, especialmente después de que el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, dijese que acudirían a los tribunales si fuese necesario para que la comisión en el Congreso sobre su presunta financiación ilegal no se convierta en una "causa general" contra el PP.

Dicho y hecho. Este martes los tres principales partidos de la oposición celebraron una reunión previa a la de la Mesa y portavoces de la Comisión para consensuar una respuesta a los ataques del PP. Han decidido que las primeras comparecencias que se celebren sean las de los tesoreros del PP, empezando por Luis Bárcenas, y no la de Mariano Rajoy.

En ese sentido han optado por esperar un poco antes de decidir la fecha en la que pedirán que comparezca el presidente del Gobierno y líder del PP para dejar que acuda primero a declarar como testigo en el juicio sobre la trama Gürtel que se producirá el próximo 26 de junio en la Audiencia Nacional.

El PP no va a jugar con los diputados

Tras conocerse esta noticia, el portavoz del Grupo Socialista, José Luis Ábalos, ha declarado ante los medios de comunicación que “el PP puede jugar con jueces, con fiscales, pero no va a jugar con los diputados de esta Cámara”. Para Ábalos, la actitud del PP de advertir “con algún tipo de recurso ante la justicia o utilizar como argumento una sentencia de lo contencioso administrativo referido a un pleno de un ayuntamiento tampoco nos parece una baza jurídica de fundamento para revisar lo que es un acuerdo de la Cámara de representación de la soberanía popular”.

Ábalos se refiere a las palabras de este lunes de Maillo en su comparecenciad desde la sede del PP, donde afirmó que, si finalmente no se aprueba el plan de trabajo y el objetivo concreto de la comisión antes del miércoles, esta puede declararse nula ya que un tribunal de lo contencioso administrativo suspendió la abierta en el Ayuntamiento de Madrid sobre las políticas del PP por la ausencia de concreción.

El portavoz socialista ha explicado que “el PP no ha presentado un plan de trabajo y lo que ha hecho es presentar un escrito en el que trata de acotar el objeto de la comisión, la temporalidad para la investigación”, ha explicado Ábalos en declaraciones a los medios tras la Junta de Portavoces, “en fin, en definitiva, poner en cuestión lo que fue un acuerdo unánime del pleno del Congreso de los Diputados”, ha denunciado.

Maillo les acusa de ilegalidades

A la entrada de la reunión de la Mesa de la Comisión el representante del PP, Martínez-Maíllo, oliéndose la que le venía encima, no ha dudado en asegurar a los medios en el Congreso que desde su partido iban “a trabajar para hacer las cosas bien y legalmente. Los que quieran hacer las cosas ilegalmente tendrán que dar explicaciones a los ciudadanos”.

El viernes, a última hora, el PP registró un escrito de "pronunciamiento previo" para que en la comisión sólo se pueda investigar la financiación del PP de esta última legislatura. En otras palabras, evitar que se pueda bucear en años anteriores donde supuestamente se produjeron los actos de financiación irregular.

También pretenden que no se pueda llamar a comparecer a nadie que no ocupe en estos momentos un cargo político, orgánico o institucional. Así eludirían que se sienten en esta comisión figuras tan destacadas como la de José María Aznar.