A Pablo Iglesias no le faltan motines dentro de su organización; tras la resistencia en algunas regiones, como Madrid, Cataluña, a su imposición de candidatos, ahora le llega la advertencia desde Navarra, de la secretaria general de Podemos allí, Laura Pérez, recién elegida, de que no aceptará "presiones" de la dirección nacional del partido sobre pactos electorales que propicien un cambio de Gobierno en la Comunidad foral. No lo tiene fácil Iglesias porque Laura Pérez es una mujer de armas tomar. Muchos recordarán su tenso encuentro con Felipe VI en 2011, durante una visita de los entonces Príncipes a Pamplona. Laura Pérez les esperó a las puertas del Palacio de Congresos Baluarte y le instó a abdicar.

"Abdicar sería una irresponsabilidad política", le respondió Felipe. "No es ninguna irresponsabilidad preguntar a la ciudadanía lo que quiere", insistió la entonces desconocida joven, que llegó a impacientar al Príncipe. "Sencillamente quiero dejar de ser súbdita para ser ciudadana", siguió defendiendo la hoy dirigente de Podemos. "Ahora lo que has conseguido probablemente es un minuto de gloria", zanjó Felipe la conversación y le estrechó la mano a su interlocutora.



Laura Pérez advierte a Iglesias que no aceptará presiones
Laura Pérez ahora planta cara al líder de su formación, Pablo Iglesias. "Yo presiones no voy a aceptar. Nuestro objetivo aquí es fomentar la participación de la ciudadanía, que la gente se organice para conseguir el poder no como un fin en sí mismo sino como medio para transformar la sociedad. Si esos objetivos no son factibles, yo me retiro", ha dicho en una entrevista con EFE.

Posible pacto con Bildu
La abogada y profesora de euskera del instituto de Estella, elegida secretaria general de Podemos en Navarra en las primarias celebradas la pasada semana, ha recordado que los reglamentos autonómicos establecen la autonomía de las asambleas territoriales para decidir sobre pactos.
Ese criterio, ha apuntado, fue compartido por el secretario de Comunicación y Estrategia Política de Podemos, Iñigo Errejón, en su reciente visita a Pamplona.

La portavoz de Podemos ha lamentado las críticas recibidas por parte de dirigentes políticos que consideran que EH Bildu influyó en las primarias para que ella resultara elegida secretaria general. En ese sentido, ha reconocido que en los últimos meses subió mucho el número de personas inscritas en Podemos de Navarra, que tenían por tanto derecho a votar en las primarias, pero ha explicado que ese incremento se ha debido sobre todo al deseo de esos ciudadanos de participar en los consejos ciudadanos municipales y autonómico que se iban constituyendo.

"No hemos dicho que pactaremos con Bildu"
Pérez se ha mostrado de acuerdo en que es necesario establecer garantías en este tipo de votaciones, pero ha rechazado acusaciones recibidas como la de ser la "lista B" de EH Bildu.

Esas críticas, ha aseverado, las recibe desde que afirmó públicamente que no pactaría "con aquellas formaciones políticas que han venido gobernando en Navarra y a nivel del Estado y que nos han traído la situación actual de ruina".

"En Navarra, de ello se puede deducir que con quien pactaríamos es con Bildu, pero nosotros no hemos hecho tal afirmación", ha comentado Pérez, que ha señalado que, con la formación abertzale, "es posible que haya cosas en común, pero hay muchas otras que no tenemos en común".