De nuevo este domingo hay que dar cuenta de una encuesta, en esta ocasión para palpar el ambiente entre la ciudadanía tras el intento fallido de Pedro Sánchez para ser presidente del Gobierno. La publica el diario 'El País' y el primer titular es que para el 48% de los españoles lo ocurrido esta semana en el Congreso de los Diputados es una mala noticia, mientras que otro 36 por ciento opina lo contrario, es decir, lo considera positivo.

El sondeo realizado por Metroscopia para el periódico de PRISA fue elaborado durante la tarde del 4 de marzo, tras la segunda votación en la Cámara Baja. Según el mismo, quienes lamentan en mayor medida el fracaso de Pedro Sánchez son los votantes de PSOE y Ciudadanos (90% y 54% respectivamente), lo mismo que opinan 15 de cada cien personas consultadas que apoyaron al PP en las últimas elecciones.

Votantes de Podemos

En este caso, tras el no de Pablo Iglesias, adquiere especial relevancia la postura de sus votantes. Tal y como se desprende del estudio publicado por 'El País', el 50% de quienes dieron su respaldo en las urnas el 20D a Podemos desaprueba el voto negativo al socialista, mientras que un 33% lo considera acertado.

En el sondeo se pone de manifiesto que los españoles tienen la percepción que, tanto el PP, como Podemos, son las fuerzas políticas que han puesto más dificultades para la formación de un nuevo Gobierno, llamando la atención que un porcentaje mayor (38% frente al 35%) responsabiliza al partido de Iglesias.

Facilidades

En el lado opuesto se encuentran los votantes que reconocen a Ciudadanos con un 38% y al PSOE con un 26%, como los que más han facilitado la formación de un Gobierno.

La mayoría de los consultados, un 80%, considera que el tiempo del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ya ha pasado y que procede su relevo por un nuevo líder, mientras que un 17% opina que no.

Y ojo porque esa cifra alcanza a casi la mitad de los votantes del PP, que en un 47 por ciento de ellos da por acabada la era de Rajoy al frente del partido, frente al 51% que considera que el gallego aún tiene 'cuerda'.