Más de la mitad de los españoles desconfía del final definitivo del terrorismo de ETA, ya que el 57,4 por ciento ve poco o nada probable que desaparezca y la sociedad se muestra dividida sobre si debe haber o no diálogo con la banda si se confirma su abandono total de la actividad armada. Así lo apunta una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) incluida en su último barómetro, según la cual el el 46,3 por ciento no cree que los gobiernos español y francés deban dialogar con ETA, frente a un 42,8 que sí apuesta por hablar.

Mérito del Gobierno y del PSOE
Además, la mayoría de los encuestados, el 84,1 por ciento, está en contra de indultar a presos etarras, y el 42,4 por ciento rechaza el acercamiento de estos reclusos al País Vasco. Según este sondeo, el PSOE ha sido el partido que más ha hecho por acabar con el terrorismo, ya que así lo cree el 31,3 por ciento de los ciudadanos, frente a un 12,5 por ciento que cita al PP. El PSOE figuraba también como el partido más capacitado para "gestionar bien" el final de ETA, a juicio del 20,6 por ciento, en tanto que el 18,3 por ciento citaba al PP.

Mérito del Gobierno

Asimismo se coloca al Gobierno como la institución que más se ha esforzado por este objetivo, según el 34,6 por ciento, mientras el 15,7 por ciento cita a la Guardia Civil, el 14,9 por ciento a la Policía Nacional y el 7,2 por ciento al Gobierno vasco

Décima preocupación

En las preguntas habituales del barómetro, el terrorismo se sitúa en el décimo lugar de las preocupaciones ciudadanas, ya que solo lo menciona como problema el 3,7 por ciento, mientras el paro, con un 83 por ciento, y los problemas económicos, con el 48,2, siguen a la cabeza de las mayores inquietudes ciudadanas.

"Alegría" y "esperanza"
El CIS hizo las preguntas sobre ETA entre el 2 y el 9 de noviembre, dos semanas después de que la banda terrorista hiciese público su comunicado en el que anunciaba el cese definitivo de la actividad armada, que generó sobre todo un sentimiento de "alegría", para el 32,5 por ciento, seguido de "esperanza", por un 25 por ciento.

La actuación policial
Para el 66,9 por ciento de los encuestados, en la decisión de ETA ha pesado "mucho" o "bastante" la actuación policial contra la organización, en tanto que un 59,5 por ciento valora también la influencia de la actuación judicial, por delante de la "presión" de la izquierda abertzale (36,9 por ciento) y de las movilizaciones de rechazo a la violencia, aludidas por el 35,8 por ciento. A la hora de puntuar la credibilidad que a los españoles les merece el comunicado, el 17 por ciento le da cero puntos, es decir, lo considera "nada creíble", y sólo el 3,5 por ciento lo puntúa con el 10 de la máxima credibilidad.

Desconfianza sobre el final
El CIS pregunta a los encuestados si, en caso de que se confirme el total abandono de su actividad terrorista, creen que los gobiernos de España y Francia deben dialogar con ETA "sobre el futuro de sus presos y familiares", a lo que el 46,3 por ciento contesta negativamente y el 42,8 por ciento responde que sí. Y mientras el 57,4 por ciento ve "poco" o "nada" probable que esa renuncia a las armas sea definitiva, en el lado opuesto un 35,6 por ciento opina que es "muy" o "bastante" probable que ello ocurra.

Privilegios para los terroristas
Aborda también la encuesta la posible generosidad hacia los militantes de ETA en caso de la desaparición de la banda, y son mayoría (el 48,4 por ciento) los que opinan que "en ningún caso" deberían aplicarse medidas "generosas". El 33,6 por ciento las aceptan limitadas a los que no tengan delitos de sangre, y solo el 11,2 por ciento las admite sin condiciones. En la misma línea, son muy pocos los que están "muy" o "bastante" de acuerdo con una amnistía general para los etarras (el 2,8 por ciento), medida que rechaza el 90,8 por ciento. Cuando se pregunta a los ciudadanos si apoyan dar beneficios penitenciarios a los presos de ETA, el 65,8 por ciento se muestra "poco" o "nada" conforme, en tanto que el 26,3 sí están de acuerdo.

Consenso político
Por otro lado, el 47,9 por ciento opina que las decisiones en política antiterrorista deben adoptarse por consenso entre las fuerzas parlamentarias, mientras que un 16,6 por ciento circunscribe este acuerdo al Gobierno y al principal partido de la oposición y el 13,6 por ciento deja la decisión al Ejecutivo.

Legalidad
Para la mayoría, (el 50,7 por ciento) la situación creada por el comunicado etarra no debe comportar la legalización de los partidos de la izquierda abertzale, medida que sí apoya el 20,1 por ciento. También rechaza la mitad de los encuestados (el 49,5 por ciento) un hipotético referéndum de autodeterminación en el País Vasco "en un futuro de plena paz", que es respaldado por el 28,3 por ciento. Las entrevistas del barómetro se hicieron al comienzo de la campaña electoral del 20N, y el 57,4 por ciento opinaba que el comunicado de ETA no iba a tener influencia en las elecciones, aunque el 32,6 por ciento apuntaba que iba a beneficiar al PSOE y un 10,1 por ciento decía lo mismo de Amaiur.