El Tribunal madrileño ha dado la razón a la plataforma defensora del medio ambiente días antes de que Andrew Tottenham, project manager de Las Vegas Sands Corporation, mantenga una reunión con los responsables de la Consejería de Transportes, prevista para este lunes, para conocer con más exactitud las infraestructuras tanto de la zona de Alcorcón como de la de Valdecarros. Un portavoz de la compañía ha admitido que la decisión sobre la ubicación final de las Eurovegas estaba prevista para finales de este mes, pero que el veredicto se alargará "por lo menos un mes más". Además, las candidaturas de Barcelona y Madrid tendrían "exactamente las mismas opciones" de albergar el complejo, informa El País.

Tampoco podrá levantarse la ciudad deportiva
La sentencia también afecta a la ciudad deportiva del Atlético. El Gobierno de Esperanza Aguirre, que recurrirá al Tribunal Supremo, ya ha anunciado que el fallo "no afectará" a la realización del complejo, ya que baraja alternativas como Valdecarros y que "tomará todas las medidas". Por su parte, el portavoz de Ecologistas en Acción en Alcorcón,Jesús Bartolomé, lo ha considerado "un gran golpe a la especulación urbanística".

Ecologistas en Acción denunció la destrucción de valores naturales
Ecologistas en Acción rechazaba la instalación de la ciudad deportiva del Atlético en la Venta de la Rubia porque a su juicio suponía "la destrucción de los valores naturales y culturales que este centro hípico presenta, tal y como recoge el Plan General de Ordenación Urbana de 1999 al declarar como suelo no urbanizable protegido por su valor natural y forestal dichos terrenos en los que hay pinos y encinas, además de una importante presencia de aves".

El acuerdo de Aguirre con Enrique Cerezo
La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, suscribió en 2006 un acuerdo para levantar la ciudad deportiva en Alcorcón, que contaría con entre 120 y 140 hectáreas. Los promotores de la operación argumentaron que era una "aspiración histórica de los 700.000 aficionados del Atlético". La idea era construir ochos campos de fútbol, un mini-estadio e instalaciones deportivas, así como un club social.

Aguirre, que suscribió el acuerdo con el presidente del Atlético, Enrique Cerezo, y el alcalde de Alcorcón, Enrique Cascallana, explicó hace seis años que el proyecto se desarrollaría sobre una superficie de 1.140 hectáreas, ubicada en el norte del municipio y entre la M-40 y M-50 y la autovía A-5.