El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha anulado el nombramiento del marido de la consejera de Sanidad, Rocío Mosquera, como jefe de Cirugía General del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, por un claro caso de nepotismo.

Una desviación de poder
El médico, Manuel Bustamante, marido de la consejera, consiguió la plaza en 2010 en un proceso competitivo en concurrencia con otros dos médicos, a pesar de que sus méritos eran insuficientes respecto a sus rivales para el puesto.

Según la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, a la que ha tenido acceso La Voz de Galicia, la dirección del hospital público de Santiago incurrió en una “desviación de poder” al adjudicar la plaza a Manuel Bustamante, marido de la consejera, que era en aquel momento gerente del Servicio Gallego de Salud , es decir, era la superior inmediata de los responsables del hospital.

La comisión actuó con un designio malicioso preconcebido
El tribunal, que responde así al recurso presentado por los dos médicos perjudicados, sentencia que la dirección director operativo del hospital valoró de igual manera los méritos de Bustamante que los de sus dos competidores, a pesar de que no había motivos para darle mejor puntuación. Según los jueces, “el estigma de apreciar una desviación de poder coloca a cada miembro de la comisión bajo la censura de haber actuado con un designio malicioso preconcebido”.

“No estamos ante una ausencia de aplicación de un baremo reglado o una justificación ambigua. Sencillamente estamos ante un baremo consentido pero altamente cuestionable porque encierra tres cheques en blanco (calidad, contenido, adecuación) que abren la puerta a la arbitrariedad, lo que encarecía robustecer la motivación”, explica la sentencia.

Sin pautas objetivas
En opinión del tribunal, la comisión evaluadora para primar a Manuel Bustamante, “se apartó de pautas objetivas y eludió una motivación clara, explícita y razonada de la prueba relativa al proyecto técnico”. Y añade que no se tienen “elementos de prueba para poder aventurar las razones personales que a cada uno de ellos les llevó a tal conducta para usar la potestad evaluadora para finalidades distintas al mérito y capacidad objetiva, y por tanto, sin poder determinar si fue debida a iniciativa propia, por simpatía con los otros vocales, por sugerencia externa o de superiores u otra circunstancia, por lo que la tacha de imparcialidad se agota en esos vocales y no a terceros”.

La oposición exige la comparecencia de la consejera y su dimisión
La portavoz del Grupo Parlamentario del PSdeG, Carmen Acuña, ha exigido a la consejera de Sanidad, Rocío Mosquera, que comparezca en la Cámara autonómica después de la sentencia, mientras Alternativa Galega de Esquerdas (AGE) critica la “destrucción de la sanidad pública, universal y gratuita programada por la Xunta”, la cual “no procede únicamente a través de medidas legislativas”, y pide la “dimisión” de la consejera.