A pesar de que se augura que la declaración de la izquierda abertzale no colmará las expectativas del PSE, el PNV y el PP, sería la primera vez que ese sector haga una reflexión pública y por escrito sobre las víctimas. El documento expresará que se ha generado “un mal, un dolor”, pero reclamará que cada parte reconozca su responsabilidad, un aspecto que, sin dudas, provocará el rechazo de las asociaciones de víctimas.

Distintas y múltiples violencias
El pasado 28 de octubre en su encuentro con el lehendakari Patxi López, el dirigente de la ilegalizada batasuna Rufi Etxeberria subrayó que en la historia del conflicto vasco han existido “distintas y múltiples violencias” a las que habrá que dar una solución global y “conjunta”. La demanda de Etxeberria coincide con las posiciones de los colectivos más radicales de la izquierda aberzale, que reclaman poner al mismo nivel a las víctimas de ETA con las del GAL o las que han denunciado excesos policiales.