Menos atar en corto a los suyos o reaccionar con rápidez cuando son 'cazados', el PP ha probado de todo frente a la corrupción que asola sus filas. Han lanzado códigos éticos "estrictos", han aprobado leyes contra la corrupción o por la transparencia muy promocionadas en los medios pero de escasa efectividad hasta ahora, han promocionado todo tipo de cortinas de humo para que se hable de otras cosas, ya sean titiriteros o tuiteros... Pero la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha tenido una idea 'genial' para librarse de la corrupción, al menos en cuestión de imagen. 

Sede vinculada para siempre a la corrupción
En una reunión con alcaldes populares de la Comunidad de Madrid y según recoge VozpopuliCifuentes apuntó que Mariano Rajoy le debería hacer caso y buscar una nueva sede porque la de Génova 13 parece que está maldita. Todos los titulares periodísticos que hablan de Génova en relación a Bárcenas, la caja B, la destrucción de los discos duros, el borrado de imágenes de los donantes, han dejado una imagen de corrupción ligada al edificio. 

Una de las paradojas de la sede nacional del PP es que la famosa obra sufragada con dinero negro se destinó en parte a crear espacios más transparentes para tratar de proyectar esa imagen en la ciudadanía.