Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy. Foto PP



La dirección nacional del PP ha dicho este domingo que acordó con Esperanza Aguirre que dejaría la presidencia regional del partido, si es alcaldesa. La versión de Génova contradice lo manifestado por la expresidenta, quien aseguró, en una entrevista radiofónica, que el pasado viernes la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, además de anunciarle que sería candidata le pidió que dejara la presidencia del PP en Madrid, pero ella la rechazó rotundamente, recordando que los estatutos dicen que las direcciones se eligen en congresos.

Un comunicado de Génova
A primera hora de la tarde llegaba el desmentido del PP, que comunica que Aguirre "acordó con la dirección nacional del partido que, si era elegida alcaldesa de Madrid, querría dedicarse en exclusiva al Ayuntamiento, y dejaría la presidencia del PP de Madrid".

Contradice a Aguirre
La dirección nacional se ha ceñido exclusivamente a este comunicado sin comentar otros detalles de la negociación que ha desvelado Esperanza Aguirre, quien sí ha admitido que si fuera elegida alcaldesa de Madrid "es muy probable" que no se presente a la reelección como presidenta del PP regional, informa EFE. Sin embargo, la expresidenta ha advertido que no dejará este puesto de la forma en la que se lo había planteado en primer lugar el Partido Popular nacional.

Botella pide un poco de "sensatez"
Entre las primeras reacciones a este tira y afloja ha estado la de la actual alcaldesa de Madrid, Ana Botella, quien ha llamado a la "sensatez" en su partido, aunque ha admitido desconocer que se hubiera puesto ninguna condición a la actual presidenta de los populares madrileños.

"No sé de condiciones. Sólo sé que en este momento hay que apelar a la sensatez, el sentido común y la responsabilidad", ha enfatizado Botella, que ha antepuesto "por encima de cualquier circunstancia" los problemas de los ciudadanos.