El expresidente balear, que fue recibido a su entrada en la Audiencia de Palma con abucheos, enfrenta una solicitud de pena de ocho años y medio por contratar de manera presuntamente irregular al periodista Antonio Alemany para que le escribiera sus discursos. El fiscal le acusa de presuntos delitos de malversación, prevaricación, falsedad, fraude a la administración y tráfico de influencias por contratos amañados, sin concurrencia, con documentación y facturas falsas.

Casi medio millón de euros
Matas, que fuera ministro en el Gobierno de José María Aznar, está acusado de gastar casi medio millón “de manera fraudulenta” y “arbitraria” para pagar al periodista. El expresidente balear contrató entre 2003 y 2007 a Alemany para elaborar sus discursos a través de una empresa pantalla y, a la vez, subvencionó a los medios de Alemany, la web Libertad Balear y la Agencias Balear de Noticias. En total, invirtió 483.000 euros públicos en el entramado de Alemany, que entonces era periodista de El Mundo.

Se saltó los cauces legales, según el fiscal
El fiscal acusa a Matas se saltarse “los cauces legales” con el fin de retribuir a Alemany “de manera oculta”, a través de una agencia de publicidad para que el periodista “ensalzara” su gestión política. Esta es una de las piezas del caso Palma Arena, alrededor del expresidente popular, que incluye la acusación de un sobrecoste injustificado en la construcción del polideportivo Palma Arena

En el banquillo, los responsables de gabinete de Matas
El de hoy es el primero de los juicios por caso Palma Arena, que se celebrará del 9 al 31 de enero en la Audiencia de Palma. Junto a Matas, en el banquillo también se han sentado la que fuera su jefa de gabinete, María Umbert; su directora de gabinete, Dulce Linares; el exdirector de Comunicación del Govern Joan Martorell; el director de la empresa de comunicación Nimbus, Miguel Romero. También, el periodista Antoni Alemany, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Baleares, citadas por El País.

En libertad con fianza de 3 millones de euros
Matas, que está siendo investigado desde 2008 por presunto enriquecimiento personal durante sus dos mandatos en Baleares, (1996-99 y 2003-2007), evitó entrar en prisión preventiva en 2010 porque depositó una fianza de tres millones de euros.