La democracia tiene la capacidad, la flexibilidad y la capacidad de oxigenarse, unida a la flexibilidad, para regenerarse. He luchado por la democracia, confundiendo democracia con ideología. La democracia es instrumental, es decir la ventaja de la democracia no es que garantice el buen gobierno, como se puede ver ahora, lo que garantiza es que podemos acabar con el gobierno que no nos gusta, frente a la autocracia, que te la tienes que trabajar. La democracia ha tenido históricamente la ventaja de que a largo plazo. Y como a los políticos no nos gusta que nos echen, tratamos de mejorar las prestaciones y junto a la legitimidad de origen añadimos una legitimidad de ejercicio que va mejorando institucional, política y socialmente a los países. Ese ha sido el éxito de las democracias occidentales. Un éxito, en términos históricos, relativamente reciente.