El retraso de la cumbre "nos permitirá finalizar nuestra estrategia integral contra la crisis de la deuda soberana de la zona euro", explicó el político belga. La decisión fue anunciada un día después de que la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, prometieran en Berlín presentar antes de fin de mes una "solución duradera" para estabilizar la zona del euro, lo que aumenta las expectativas de que los líderes de la UE logren finalmente dar el esperado golpe de liberación para atajar la crisis de la deuda.

Recapitalización bancaria
Su as en la manga, un "paquete completo" de medidas que incluirá "más integración" económica, más mecanismos anticrisis y la reforma de tratados comunitarios, todo dentro de una "nueva visión" europea, en la que "Grecia es parte de la eurozona" de forma indiscutible. El objetivo principal de ese conjunto de medidas será la "necesaria" recapitalización del sector bancario europeo, lastrado por la tenencia de deuda soberana de los países europeos más endeudados, sobre todo de Grecia.

"Progresos significativos"

Cuando se celebre la cumbre el próximo día 23, habrán pasado ya tres meses desde el acuerdo del 21 de julio, en el que se concretaron los detalles del segundo rescate a Grecia y la ampliación de los poderes del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para atajar la crisis de la zona del euro. El presidente del Consejo Europeo considera que se han logrado "progresos significativos" desde entonces en la aplicación del acuerdo de los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona.

Nuevo paquete de la gobernanza económica
Argumenta que se ha aprobado el nuevo paquete de la gobernanza económica -que prevé sanciones para los países que incumplan los objetivos de déficit y deuda- y el proceso de ratificación del FEEF está próximo a concluir, al faltar solo Malta, que votará hoy, y Eslovaquia, que pretende hacerlo el martes. La intención es que el FEEF pueda dar préstamos a los gobiernos para recapitalizar bancos e intervenir en el mercado secundario. Van Rompuy reconoció no obstante que hace falta avanzar más en elementos pendientes.

Próxima ayuda a Grecia
Quedan por esbozar los detalles técnicos de los nuevos poderes del fondo, concretar los planes de la Comisión Europea y de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) sobre recapitalización, redefinir probablemente la participación privada en el segundo rescate de Grecia y decidir sobre el desembolso la próxima ayuda al país. La ABE tendrá que tener en cuenta el impacto de una fuerte depreciación o incluso de una hipotética suspensión de pagos de la deuda griega en el balance de los bancos, dado que en las pruebas de julio no incluyó esa variable. Cada vez gana más fuerza la posibilidad de que el sector privado tenga que asumir una quita mayor del 21 % acordado.

"El mayor problema son los bancos"
La troika -la CE, el FMI y el BCE- concluyó hoy las negociaciones con el Gobierno griego y redactará ahora su informe para que la eurozona pueda decidir si libera los 8.000 millones de euros del sexto tramo de ayuda para mediados de noviembre. En cualquier caso, fuentes diplomáticas han reconocido que "Grecia no es el problema en estos momentos; el mayor problema son los bancos" para los líderes. El FMI calcula en 200.000 millones de euros la recapitalización necesaria, pero otras fuentes hablan de una cifra más cercana a los 100.000 millones. Van Rompuy tendrá que lograr un consenso sobre las modalidades de la recapitalización, dado que, mientras que Berlín quiere que sólo en última opción se recurra al FEEF, Francia apuesta por emplear en primer lugar el fondo.