[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"33414","attributes":{"class":"media-image size-medium wp-image-234868","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"300","height":"219","alt":"La consejera de Empleo, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid, Ana Isabel Mari\u00f1o, cuando era consejera de Medio Ambiente y Vivienda. EFE\/Archivo"}}]] La consejera de Empleo, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid, Ana Isabel Mariño, cuando era consejera de Medio Ambiente y Vivienda. EFE/Archivo



En un tono faltón y chulesco, que recordaba a aquel "Yo destapé la trama Gürtel" de Esperanza Aguirre, la consejera de Empleo madrileña, Ana Isabel Mariño, ha respondido a las críticas de la oposición por el escándalo de los desvíos de fondos de los cursos de formación para parados. La portavoz socialista, Maru Menéndez, le ha acusado de "connivencia" y de llevar "años intentando ocultar delitos gravísimos". Y la respuesta de la consejera ha sido: "Es usted una faltona, utiliza sus privilegios parlamentarios para lanzar infundios. Lo que me pide el cuerpo es soltarle una fresca, pero me voy a quedar ahí".

La Comunidad de Madrid ha anunciado hoy que abrirá expedientes sancionadores por mal uso de las subvenciones a la formación de los trabajadores que implicarán no sólo la devolución de las ayudas, sino multas de hasta el triple del dinero mal justificado.



"Se llame empresario o sindicato"
Así lo ha anunciado la consejera de Empleo, Turismo y Cultura, Ana Isabel Mariño, durante la sesión de control al Gobierno en la Asamblea de Madrid, donde ha asegurado que la Comunidad sugerirá al Ministerio cambiar el sistema de formación de manera que el control y seguimiento de los cursos se haga sobre el cien por cien de los mismos, o impedir que se cobre dinero sin aval y antes de hacer los cursos. También pedirá Madrid que los fondos para la formación se den directamente a los trabajadores y no a ningún intermediario, "se llame empresario o se llame sindicato".

Ella ha "destapado" el fraude
Ana Isabel Mariño ha asegurado que el sistema actual de formación "tiene que cambiar" y ha recordado que ha sido su Consejería la que ha "destapado" los fraudes denunciándolos a la policía, mientras en otras comunidades "es la policía la que va a los despachos a detener" a los altos cargos.

"Connivencia" y "ocultación"
La consejera ha respondido a la diputada socialista Maru Menéndez, quien ha acusado a la Consejería de "connivencia" y de llevar "años intentando ocultar delitos gravísimos" en relación con las subvenciones que se daban a las empresas para los cursos de formación.

4,4 millones de euros
Menéndez ha arremetido contra la consejera por los 4,4 millones de euros de subvenciones "que se concedieron a la patronal, a las asociaciones empresariales", quienes buscaron como gestor de los cursos "a una persona que hoy está en la cárcel", en referencia al empresario José Luis Aneri.

Misma sede social
"¿Cómo es posible conceder cursos a 25 entidades con la misma sede social, que no se haya realizado un seguimiento de los cursos, y que se le haya dado la etiqueta de 'Madrid Excelente' a esa empresa?", se ha preguntado la diputada socialista, que ha pedido la dimisión de Mariño.

Comisión de investigación
También ha exigido que se constituya una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid en la que comparezcan "todas las personas que han tenido responsabilidad" tanto en la concesión de subvenciones como en la vigilancia de los cursos.

"Soltarle una fresca"
"¿Ocultar? ¿Connivencia de esta consejera y de sus altos cargos? Es usted una faltona, utiliza sus privilegios parlamentarios para lanzar infundios. Lo que me pide el cuerpo es soltarle una fresca, pero me voy a quedar ahí", ha respondido airada Mariño a Menéndez.
Mariño ha negado tajantemente que nadie de la Consejería haya "tapado ningún fraude o irregularidad", y ha insistido en que precisamente ha sido su equipo quien "ha levantado el escándalo".

El recurso andaluz
"Nosotros, no ustedes. Esta Consejería no va a consentir mala praxis, ni que se ponga en solfa el trabajo de los altos cargos ni de los trabajadores de la Consejería", que son los que realizan el seguimiento de los cursos, ha dicho, antes de acusar a Menéndez de inventarse "tramas organizativas" como las que, según ha dicho, hay en Andalucía.