En Europa, París bajó el 1,14 por ciento; Fráncfort y el índice Euro Stoxx 50, el 1,13 por ciento cada uno; Londres cedió el 1,03 por ciento, y Milán, el 0,28 por ciento. Las noticias, desmentidas por las autoridades europeas y españolas, de que los bancos podrían acudir al fondo de rescate para sanear su balance planeaba todavía sobre la bolsa en el comienzo de la sesión, marcado por la incertidumbre.

Estancamiento internacional
Mientras el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, decía que era pronto para decir que la crisis había pasado en los Estados Unidos, el primer ministro italiano, Mario Monti, la daba por casi concluida en Europa. La bolsa española aguantaba por encima de 8.100 puntos a pesar de los malos datos del PIB en el Reino Unido, que cayó el 0,3 por ciento en el cuarto trimestre del año pasado (0,7 % en todo el ejercicio. La economía francesa creció el 0,2 por ciento (1,7 % en 2011).

Malos augurios para España
El economista jefe de Citigroup, Willem Buiter, volvía a cargar contra España al señalar que puede evitar la reestructuración de su deuda y la situación de impago, siempre y cuando profundice en las reformas fiscales y estructurales emprendidas por el Gobierno. Poco antes de la apertura de Wall Street se perdía el "soporte" -nivel que frena las ventas- situado en torno a 8.100 puntos. Además, la agencia de medición de riesgos Standard and Poor's anunciaba que revisará a la baja las previsiones de crecimiento de España y el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, exponía la necesidad de vigilar a la banca española si se agravaba la crisis, a pesar de destacar su elevado nivel de provisiones. Mientras, el ministro de Economía, Luis de Guindos, insistía en que el primer trimestre del año en España sería "igual de malo" que el último de 2011.

Caídas generalizadas
Todos los grandes valores bajaron: Repsol, el 3,45 por ciento; BBVA, el 2,21 por ciento; Iberdrola, el 2,13 por ciento; Banco Santander, el 1,93 por ciento, y Telefónica, el 1,4 por ciento. Gamesa lideró las pérdidas del IBEX con un descenso del 4,65 por ciento, seguida de ACS, que bajó el 4,33 por ciento, en tanto que Mediaset cedió el 4,24 por ciento. En cuanto a la cotización de la banca mediana, Bankinter perdió el 3,7 por ciento; Bankia, el 3,61 por ciento; Banco Popular, el 3,31 por ciento; Caixabank, el 3,19 por ciento, y Banco Sabadell, el 2,97 por ciento.

La deuda repunta hasta los 35o puntos
Sólo una compañía del IBEX concluyó con ganancias: Inditex, que se revalorizó el 0,22 por ciento. Grifols registró la menor caída, el 0,21 por ciento. En el mercado continuo destacó la bajada del 13,89 por ciento del Banco de Valencia, mientras que Quabit encabezó las subidas con un alza del 11,76 por ciento. En cuanto al mercado de deuda, la prima de riesgo española -el diferencial entre la rentabilidad del bono alemán a diez años y su equivalente nacional- ha repuntado hasta los 350 puntos básicos al cierre, cuatro más que la víspera, por la caída en la rentabilidad de los títulos germanos.