El Mundo acierta en la elección del entrevistado para un día en el que abre su edición con el 11-M. Javier Arenas no ha dejado de poner en cuestión el juicio y la sentencia sobre el atentado de Atocha. En enero de este año, precisamente en un programa que conducía Pedro J. Ramírez en Veo7, el líder de los populares andaluces apuntó a la implicación de ETA, al afirmar que “es casi imposible que un terrorismo foráneo intervenga en un país con terrorismo propio sin tener contacto”.

"Todos los españoles seguimos teniendo dudas"
Hoy vuelve a la carga, al responder a la pregunta con la que se inicia la entrevista: ‘¿Da por cerrado el 11-M o sigue suscitando dudas?’, le interroga la periodista. “Todos los españoles hemos tenido dudas y seguimos teniéndolas”, contesta Arenas.

La promesa de Cospedal
El Mundo ha tenido en el PP a un aliado seguro en su falacia sobre el 11-M. En octubre de 2010, la número dos del partido, también en el espacio de Pedro J. Ramírez en Veo 7, prometió que si el PP llegaba al poder, “ayudaremos a que se conozca toda la verdad por todos los medios de un Estado democrático”.

Contra el juez Bermúdez
El periódico desacredita al juez Bermúdez, que presidió el juicio por el 11-M, y cuestiona los reconocimientos que le fueron otorgados por Interior: la Cruz al Mérito Policial con Distintivo Rojo, recibida el 2 de octubre de 2010, y una condecoración al mérito policial y otra al mérito penitenciario, en 2008.

Portada de 'El Mundo' del lunes, 12 de diciembre de 2011



La propuesta de la medalla a Bermúdez
El diario de Pedro J. Ramírez cita el escrito de propuesta de la medalla al Mérito Policial con Distintivo Rojo, para acusar al juez de parcialidad en el juicio del 11-M. Según ese texto, del que el periódico reproduce fragmentos entrecomillados, se premiaba el “compromiso” del juez con los funcionarios que realizaron la investigación, el “papel fundamental” que desempeñó como presidente del juicio “para reconducir las divergencias sobre los medios de prueba”, por “no permitir” que la vista “derivase en derroteros confusos” y por lograr que los testimonios de la Policía –“especialmente de las comisarías de Policía Científica e Información- resultaran determinantes”.

Un juez vendido
En su editorial, califica este texto de “obsceno” y afirma que muestra a “un juez vendido” y “saca a la luz una peligrosa connivencia entre el poder ejecutivo y el judicial”.
“El documento constituye un impagable testimonio de cómo ha concebido el Ministerio del Interior regido por Rubalcaba lo que debe ser la relación con los jueces al elogiar la labor de Javier Gómez Bermúdez como presidente del tribunal del 11-M”, afirma el editorial de El Mundo.