El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara. EFE El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara. EFE



El coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, ha manifestado este miércoles que la única "salida honrosa" que le queda al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es "darle la voz al pueblo para que sean los ciudadanos los que se pronuncien" y por ello le ha pedido que "dimita y convoque elecciones".

Así lo ha manifestado Lara durante su intervención en el Debate sobre el estado de la Nación, en el que ha denunciado que el PP engañó a los españoles "para que les votaran". "Fue una auténtica estafa electoral. Pierde credibilidad a raudales y ya no le queda legitimidad", ha sentenciado.

"Estafa electoral"
De este modo, el líder de IU ha denunciado que "incumplir" el contrato que se establece entre el elector y el elegido "es una estafa electoral" y que no darle voz al pueblo "es gobernar sobre la mentira, y eso no es admisible".

La única "salida honrosa"
Por ello, ha insistido en que, dado que sospecha que "no está dispuesto a cambiar su hoja de ruta", por muchas propuestas que le hagan el resto de partidos, y "continuará con el incumplimiento de su programa" y con el "deterioro social, económico y democrático", su única "salida honrosa" es dimitir.

Programa oculto
"La verdad es que están aplicando el programa oculto del PP, ese elaborado por la FAES, pero que no fue el de su programa electoral. Por eso ha faltado usted tantas veces a la palabra dada a los españoles", ha añadido.

La ocultación de Bárcenas
Asimismo, ha denunciado que la corrupción en España "está socavando los cimientos de la democracia" y ha criticado que desde que se publicaron "los famosos papeles" del extesorero 'popular' Luis Bárcenas "su estrategia ha sido negarlo todo, poner un cristal traslúcido, que no transparente, para ocultar lo evidente".

"Una sucursal de correos"
"Que Génova ha sido como una sucursal de correos, con tanto sobre, lo reconocen hasta personas de su partido. Y en mitad de todo ello las que quieren convertir la crisis en oportunidades para moverle el sillón. Cuánta contradicción, cuanta mentira", ha señalado.