Un hecho insólito que sólo podría ocurrir en Estados Unidos. Tras las elecciones legislativas del pasado martes en el “hogar de los valientes”, sobresale un nombre por encima de cualquier otro y no es otro que el de Dennis Hof. Una figura muy conocida al otro lado del charco por su participación en infinidad de realities pero también por ser el dueño de una cadena de burdeles.

Hof se presentaba a las legislativas por el partido republicano en el distrito 36 del estado de Nevada y las ha ganado. Ha conseguido un hueco en la Cámara de Representantes. Sin embargo, ese hueco no estará ocupado por el propio Dennis porque fue hallado muerto en uno de sus prostíbulos por el actor porno Ron Jeremy.

Después de un largo fin de semana celebrando su 72 cumpleaños, su trasnochado cuerpo dijo basta. Era el dueño de una cadena de burdeles en Nevada. De hecho este es el único estado en el que se permite operar legalmente locales de esta índole.

Su duradero cumpleaños tuvo lugar en el burdel Love Ranch Brothel que por casualidades de la vida es el mismo donde, allá por 2015, encontraron inconsciente y a un paso de la muerte al jugador de baloncesto Lamar Odom. Un local con mucha historia el que regentaba el congresista.

Hof se presentaba por segunda vez a las elecciones, aunque en las de 2014 lo hacía como independiente y perdió. Esta vez fue de la mano con Trump. De hecho recibió fuertes apoyos cercanos al presidente de Estados Unidos que le alzarían a una victoria que no podrá disfrutar.

El Partido Republicano tendrá que dirimir ahora a quién colocan como sustituto de Hof en la Cámara y en esta parte del estado. Una zona en la que se combinan espacios desérticos con rurales y donde se ubica el centro de seguridad nacional, en el que se realizan pruebas nucleares.