El primer ministro israelí y vencedor en las pasadas elecciones, Bejamin Netanyahu, aprovechó su primera entrevista con un medio de comunicación internacional para contradecirse de las declaraciones, en las que rechazaba la creación de un Estado palestino, que cuatro días antes de los comicios, cuando las encuestas pronosticaban su derrota ante la oposición de centroizquierda, le dieron la victoria. “No quiero una solución con un solo Estado, quiero una solución con dos Estados y sostenible. Aunque las circunstancias tienen que cambiar para que eso sea posible” declaró el primer ministro israelí a la cadena estadounidense NBC.

Esas circunstancias a las que apela Netanyahu no son nuevas. El reelecto Primer Ministro israelí acusa al Gobierno Palestino de rechazar “la aceptación del Estado judío”. Pide que los palestinos que reconozcan a un estado judío, “abandonen su pacto” con el movimiento islamista Hamas, además de señalar como requisito imprescindible la desmilitarización de los mismos.

Ante estos hecho ELPLURAL.COM ha entrevistado al líder de la OLP y de las negociaciones de paz, Saeb Erekat.

¿Cómo analiza los resultados de las recientes elecciones en Israel?
“Ha ganado una campaña basada en el odio, la incitación, el racismo y la colonización de Palestina. Es muy triste pero es la realidad. Como árabe palestino yo me sentí insultado de como mis hermanas y hermanos en Israel fueron tratados por un grupo de racistas. Lo peor es que se llegó al extremo de que el ministro de exteriores israelí prometiese decapitar a ciudadanos palestinos sin mayor respuesta internacional”.

¿Qué consecuencias puede tener la coalición de derechas que gobernará?
“Ellos han dicho que no al Estado Palestino, y por ello tendrán que pagar las consecuencias. Nosotros no nos vamos a quedar esperando que los israelíes cambien de opinión, mientras nuestro pueblo sigue oprimido y nuestro país colonizado. La Corte Penal Internacional es solo uno de muchos pasos no violentos que hemos de tomar para defender a nuestro pueblo”.

Hoy hemos conocido unas declaraciones de Netanyahu tras las elecciones en las que se desdice con esta declaración en una cadena estadounidense: “Quiero una solución con dos Estados”. ¿Qué papel ha jugado la actitud de Obama en esta decisión?
“Netanyahu no quiere una solución de dos estados ni nunca lo quiso. Pregúntele que significa para él una solución de dos estados y se dará cuenta que es un maestro de las relaciones publicas y un amante del Apartheid: Lo que el busca es un solo estado con dos sistemas distintos, uno para judíos y otro para palestinos cristianos y musulmanes. Esa ha sido su carrera política”.

¿Qué papel puede jugar ahora la Comunidad Internacional? Teniendo en cuenta que hasta ahora, excepto algunos países como Suiza, la postura de la Comunidad Internacional no ha ido mucho más allá de las palabras.
“Que simplemente asuma su responsabilidad: reconocer el estado de Palestina, apoyar su ingreso a organismos internacionales, prohibir los productos y servicios de las colonias israelíes y condicionar relaciones con Israel a su respeto del derecho internacional son pasos mínimos para que Israel deje de ser tratado como un estado por encima de la ley”.

Netanyahu señala como requisitos la desmilitarización de la Autoridad Palestina, la ausencia de diálogo con Hamas, así como la ausencia de relación con Irán, y el reconocimiento del Estado judío.
“Esas precondiciones israelíes son inaceptables, no son basadas en ningún acuerdo firmado ni en el derecho internacional. Sin simplemente excusas que busca Israel para culparnos de la falta de un acuerdo”.

 ¿En qué punto se encuentra la denuncia presentada ante la Corte penal Internacional por el Gobierno palestino?
 “El primero de abril seremos oficialmente miembros. La cultura de impunidad israelí ha de empezar a acabarse, y quien tema a las cortes, que deje de cometer crímenes”.