Una semana después de la masacre de El Paso en la que fueron asesinadas 22 personas, Donald Trump ha posado con víctimas supervivientes al atentado.

En aquel momento, el presidente de Estados Unidos, fue informado del incidente, según ha confirmado la Casa Blanca en un comunicado y ha mostrado sus condolencias a través de la red social Twitter.

"Terribles tiroteos en El Paso, Texas. Los datos que tenemos hasta ahora son muy malos, muchos muertos. Continuamos trabajando con las autoridades estatales, locales y con la Policía. He hablado con el gobernador para ofrecerle el apoyo total del Gobierno Federal. Que Dios proteja a todos", ha manifestado a través de la red social Twitter.

Siete días después, Trump ha posado con víctimas del atentado y son muchas las críticas a su forma de hacerlo. El presidente norteamericano ha aparecido sonriente y el pulgar levantado junto a un bebe cuyos padres fueron asesinados.