¿Se imaginan al Gobernador del estado de California acusando en rueda de prensa, en vivo y en directo, a dos agentes del FBI de chantajearle? ¿Pasaría el tema como si nada? No,  y si se produjera abriría todos los informativos nacionales, se iniciaría inmediatamente una investigación y, o bien los policías acaban detenidos o bien el Gobernador dimite. Durante esta Legislatura estamos asistiendo en España a acontecimientos políticos nunca vistos hasta ahora. La rueda de prensa ofrecida por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (PP), de nuevo para desmentir una información relacionada con su lujoso ático marbellí, es sin duda para asombrarse. Si es que nos queda ya capacidad de asombro.

Investigación ilegal y víctima
Ignacio González y su familia disfrutaban de un lujoso ático en Estepona. Ese ático se convirtió en noticia porque un implicado en la trama corrupta Gürtel declaró que era propiedad del político madrileño como pago a una recalificación de terrenos en Arganda. González dijo que lo tenía alquilado a una empresa ubicada en un paraíso fiscal cuyo dueño se anuncia en internet como experto en ocultar patrimonio. Ese empresario norteamericano lleva también los negocios del empresario madrileño y presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo. Después de meses de polémicas, Ignacio González anunció que había comprado el ático, valorado en un 1,5 millones de euros. Sin embargo el presidente de la Comunidad de Madrid denunció a los comisarios que investigaron su ático porque considera que fue una investigación "ilegal". Hoy ha dado un paso más, ha acusado a dos comisarios, Castaño y Villarejo, de chantaje. Ignacio González no está imputado.

Reunión o café
Todo viene a cuenta de la información publicada por El Mundo en la que se afirma que el presidente madrileño se reunió con los dos comisarios para pedirles colaboración. González compareció en rueda de prensa para afirmar que no fue una reunión secreta, sino en plena mañana, en una cafetería muy conocida y a la que acudió con cuatro asesores. Según el presidente madrileño: "El señor Villarejo me informó de que había actuaciones policiales en relación a un ático y que si le facilitaba el precio del alquiler podría evitar que esas actuaciones vieran la luz". "Yo no caí en el chantaje que lo que pretendía era cubrir la actuación policial que luego se demostró ilegal". Lo curioso es que esta declaración demuestra que Ignacio González ha mentido al menos una vez, porque la reunión con los policías se produjo en noviembre de 2011 y a comienzos de 2012 negó que existiera una investigación policial.

El Ministerio de Interior de momento no responde
Ignacio González metió de lleno en este asunto al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, de quien recordó que ratificó sus declaraciones de que no existía una investigación oficial de la policía sobre su ático. Pero además pidió "amparo" al ministro y denunció "las malas prácticas de los chantajistas". Puestos en contacto con el departamento de prensa del Ministerio nos han contestado que se remiten a las declaraciones del ministro esta mañana, en Calatayud, donde estaba inaugurando una Comisaría, y allí lo único que ha dicho es que el caso está en manos del juez. "No tengo nada que decir porque está bajo tutela judicial", ha precisado Fernández Díaz, que sólo ha señalado que la reunión se produjo antes de que él accediese al cargo. González se reafirmó en su denuncia contra la Policía: "Lejos de que alguien pretenda que yo retire las denuncias policiales, me reafirmo todavía más en este tipo de actuaciones para acabar con estas malas prácticas, y pido colaboración, y estoy seguro de que la tendré, de las autoridades del Ministerio del Interior y el amparo judicial".

Relaciona el tema con su candidatura
Ignacio González ocupó la Presidencia de la Comunidad de Madrid tras la dimisión de Esperanza Aguirre y quiere repetir como candidato. Rajoy guarda un silencio sepulcral sobre quiénes serán los candidatos o candidatas al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid y los nervios en el PP madrileño son evidentes. Preguntado en rueda de prensa si veía una campaña contra él respondió que "las extorsiones, los chantajes y las informaciones adulteradas no pueden decidir quiénes serán los candidatos". También sentenció que "las candidaturas las deciden los órganos de gobierno (del Partido Popular) y no los chantajes".