Y luego menciona “uno de los maravillosos pasajes de El Principito” (…) mediante el cual envía una afrenta al expresidente socialista. He aquí su primera parte, mezcla de solemnidad impostada y de un chisgarabís con bonete: “He de afirmar también que el relativismo y la estulticia de una gran parte de la legislación de Rodríguez Zapatero han alcanzado cotas de destrucción moral y social impensables. Montado su desgobierno sobre una sociedad desnortada por una cultura de lo efímero, alineada por placeres inútiles y de regusto a la amargura de la nada, pusieron en pie leyes que desposeían al hombre de su naturaleza y le privaban de la búsqueda de su único e inevitable fin trascendente”.

Su segunda parte es más reaccionaria aún: “Han legislado que el matrimonio, lugar natural de la procreación y educación de los hijos e institución imprescindible para la supervivencia del hombre en sociedad, se extendiera a parejas que, por su propia esencia y no por accidente, no pueden cumplir ninguno de sus fines”. Avisa a los magistrados del Constitucional y critica a Mariano Rajoy por su falta de coraje para liquidar la ley de los matrimonios homosexuales: “Si no modifica esa Ley, la vida y la historia lo harán, porque ningún tribunal ni gobernante vaciará lo que han creído todos, en todos los sitios y en todas las épocas. Y este ultraderechista pertinaz arremete además en su proclama contra la Ilustración. Definitivo perfil el de Ariza.

Mucho rataplán intolerante y una ignorancia evidente, la del magnatecito Ariza. La legalización de los matrimonios gays empezó el año 2001 en los Países Bajos, siguió Bélgica en 2003, España se sumó el 2005, Canadá, también el 2005, Sudáfrica, el 2006, Noruega, el 2009, Suecia, el 2009, Portugal, el 2010, Islandia, el 2010 y Argentina el 2010. En EEUU siete jurisdicciones han legalizado ese tipo de matrimonios, entre 2008 y 2010: Connecticut, Iowa, Vermont, Hampshire, Nuevo Hampshire, Washington, Nueva York. Y asimismo, en México D.F, año 2010.

Una lástima que no hubiera vivido Ariza en alguno de los siglos rebosantes de inquisidores persiguiendo disidentes o herejes para ser quemados en la hoguera. Habrá sido un inquisidor excelente. Gravísima inquina a impedir la igualdad legal de los homosexuales con los que no lo son. Esta doctrina es malvada. Lo importante no es la tendencia sexual de cada cual, sino si se es o no buena gente.