“No es un acuerdo de Gobierno ni es nada”. Con estas palabras ha calificado Pablo Iglesias el acuerdo al que habrían llegado PSOE y Ciudadanos, siempre y cuando los socialistas cumplan con los cinco requisitos que les impone Albert Rivera.

“No es un acuerdo de Gobierno porque no dan los números”, ha recordado este martes para asegurar que, aunque le parece “muy bien que el PSOE llegue a acuerdos con quien quiera”, para poder llegar a La Moncloa “tiene que sumarse el PP”. Sino, toda negociación quedará en papel mojado.

“Si no se suma el PP eso no es un acuerdo de Gobierno ni de investidura por razones aritméticas”, ha repetido en varias ocasiones y, cada vez, elevando más el tono para acabar parafraseando a María Dolores de Cospedal: si PSOE firma con Ciudadanos, “se pondrían de acuerdo con el PP, en diferido”. “El 90 más 40 no existe… no dan los números salvo que entre el Partido Popular”, ha añadido.

Ellos aportan más

El líder morado ha apostado por lo mismo que llevan explicando casi dos meses, que sólo existen dos opciones: un Gobierno PSOE-PP-Ciudadanos que, en su opinión es un gran error y un fracaso; o su Gobierno de coalición que, afirma, lleva hacia el cambio y gustaría más a los votantes socialistas.

Iglesias ha entrado en el juego de las comparaciones. “65 diputados de Podemos”, ha señalado, “sólo con esto es más de lo que aporta la suma de Ciudadanos con PSOE”. Y, a eso, todavía habría que sumarle los diputados de IU, Compromís, PNV y la abstención de las fuerzas catalanas. “Esto si es una propuesta de Gobierno, esto si es real” y de aquí, puede salir una investidura. “Quiero pensar que en última instancia el POSE no va a optar por el PP”, ha dicho.

No a los “teatros”

Podemos ha vuelto a abogar por un Gobierno del cambio y, por ello, ha asegurado que van a estar en la mesa de negociaciones hasta el final, hasta el último minuto. “Vamos a convencer al PSOE de que, para sumar, la opción en un Gobierno en coalición”.

Pero segundos después de tender la mano a Pedro Sánchez, Iglesias ha atacado: “El que quiere ser presidente de Gobierno, quiero pensar que no va a hacer un teatro sabiendo que no dan los números”. “No aceptamos que la investidura tenga que ser un teatro y que tenga que ser un mitin de campaña”, se ha quejado.

La abstención de las fuerzas catalanas

Iglesias se ha reunido este martes con ERC y Democracia i Libertat con el referéndum de Cataluña de por medio. Aunque ha asegurado que el encuentro se ha desarrollado en un tono positivo, ha querido destacar que su formación no quiere que la independencia.

“Nosotros no queremos que Cataluña se vaya de España y estas formaciones sí”. Y ahí encuentran el principal problema para que los partidos nacionalistas catalanes entren en el acuerdo de Gobierno.

Por ello, ha explicado que Podemos no tiene ninguna intención de llegar a un pacto con ellos pero reconoce que “su abstención facilitaría la formación del Gobierno”. “Nos vamos a dejar la piel para que un Gobierno progresista sea posible y estas rondas de contactos son pasos que conseguirían esto”, sobre todo, porque “tiene una intención más que clara de que el PP no siga gobernando”.