Era un día esperado para unos y temido para otros, además de haber estado en la agenda de muchos periodistas desde que se anunció.

Este martes, Arnaldo Otegi ha salido de la cárcel tras seis años y medio de prisión y, nada más cruzar la puerta de la prisión de Logroño, no ha dudado en hablar ante los centenares de personas y periodistas que lo esperaban.

El dirigente de la izquierda abertzale ha afirmado que “hoy sale, como en otras muchas ocasiones, un preso político de una cárcel española”.

Presos políticos

“Hay quien dice que no existen presos políticos en el Estado español, algunos con cierta animosidad, pero solo hay que comprobar todas esas cámaras que nos están grabando para saber que efectivamente sí existen presos políticos en el Estado español”, ha subrayado.

“Efectivamente, la paz es el camino, pero en ese camino hay que llevar esa apuesta hasta el final y eso es lo que me propongo hacer con todos vosotros”, ha añadido Otegi al dirigirse a los asistentes desde un escenario que su formación, Sortu, ha instado en las inmediaciones de la prisión, de la que ha salido a la 8:55 horas ante unas 300 personas, entre ellas su mujer, sus dos hijos y su padre.



Apoyo a la salida

Otegi ha abandonado la prisión, tras ser condenado por tratar de reconstruir la ilegalizada Batasuna bajo las órdenes de ETA, entre aplausos, vítores y lemas en euskera como “presos vascos a casa” e “independencia”, sin que se hayan producido incidentes durante el acto, en que ha habido Guardia Civil y Policía Nacional.

“Hace seis años y medio trataron de encarcelarnos y nos encarcelaron por hacer una apuesta por la paz y yo quiero felicitarlos a todos vosotros por haber sostenido esa apuesta por encima de todas las provocaciones”, ha indicado Otegi.

Y ha subrayado: “Cuando nos metieron en la cárcel, nos metieron como vascos y como vascos salimos, como independentistas y como independentistas salimos; como socialistas y como socialistas salimos”.

Recrimina a los medios

Además, el dirigente de la izquierda abertzale, al final de su intervención, se ha referido a su intención de ser lehendakari, confirmada en el New York Times, afirmando que “el mejor lehendakari y el mejor alcalde es el pueblo”.

Ha incidido en que todas estas cámaras, en referencia al centenar de periodistas que han acudido a su salida, no existen cuando salen presos “sociales”, ni cuando “expulsan a los inmigrantes desde estas cárceles”, ni cuando “expulsan a la gente humilde y trabajadora de sus casas”, por eso, “para los que somos marxistas, las pruebas son las que se contrastan con la realidad”.

Entre los asistentes, a los que Otegi se ha dirigido tanto en euskera como en castellano, muchos portaban ikurriñas, algunas señeras, además de carteles con lemas a favor del acercamiento de presos de ETA al País Vasco.