Hollande hizo su propuesta ayer en una entrevista en TF1, que le ha ganado descalificaciones por parte de la derecha francesa que le acusa de promover una “confiscación fiscal”, informa La Vanguardia.

El equipo de Sarkozy desacredita la propuesta de Hollande
La conservadora UMP, del presidente Nicolas Sarkozy, ha sacado tajada al asunto acusando al candidato socialista de querer requisar a los más ricos el 75% de todas sus ganancias. El ministro de Exteriores, Alain Juppé, se refirió a un intento de “confiscación fiscal”, mientras el titular de Economía, François Baroin, habló de “casi una expoliación”. Sarkozy, por su parte, acusó a Hollande de “improvisación, precipitación y amateurismo”.

Un carácter simbólico
El tipo fiscal del 75% afectaría a menos del 1% de los francess. Según datos oficiales, el 1,1% con más renta solo pagan de impuesto entre un 15% y un 20%, gracias al abanico de desgravaciones fiscales existentes. El nuevo tipo del 75% tendría un efecto limitado porque afectaría a muy pocas personas y generaría una recaudación limitada, pero tendría un gran significado simbólico, como admitió el director de campaña de Hollande, Pierre Moscovici. El presidente del Sindicato Nacional Unificado de los Impuestos, Vincent Drezet, en declaraciones a Le Monde valoró que la medida afectaría a  entre 15.000 y 20.000 personas y recaudaría de 200 a 250 millones de euros.