La naturalidad con la que el gobernador abordó el escándalo en Botsuana por su partipación en una cacería de elefantes sorprendió al monarca -que transformó la mueca inicial en una carcajada- y, seguro, al embajador de EEUU en España, Alan Solomont, que acompañaba al embajador. Rick Scott, que además de gobernador es el presidente de una compañía de participación pública destinada al desarrollo económico de Florida, se encuentra de viaje en España para buscar inversiones.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=gvrnnPi_h7c[/youtube]

Don Juan Carlos recibi a Scott de pie, sin ayuda de muletas, junto a la mesa que utiliza para las reuniones de trabajo en su despacho, y le saludó con un cordial apretón de manos, mientras el gobernador bromeaba sobre Botsuana. Tras presentarle a su esposa, Ann, Scott se interesó por el proceso de recuperación de la intervención quirúrgica en la cadera y comentó que le veía con muy buen aspecto.

Entre los asistentes a la reunión estuvieron el director general de Política Exterior, Santiago Cabanas, y, por parte estadounidense, el embajador en España, Alan Solomont, y el secretario de Comercio de Florida, Gray Swoope -consejero delegado de Enterprise Florida, principal organización de desarrollo económico del Estado-, así como el empresario de origen cubano José "Pepe" Fanjul.